Condena la CIDH asesinato de activista oaxaqueño

jueves, 1 de agosto de 2013
OAXACA, Oax. (apro).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el asesinato del defensor indígena Herón Sixto López al tiempo que le recordó al Estado mexicano que “los defensores y defensoras tienen un papel protagónico en el proceso para el logro pleno del Estado de Derecho y el fortalecimiento de la democracia”. Y es que “la labor de defensores y defensoras es esencial para la construcción de una sociedad democrática sólida y duradera”, le reiteró. A través de un comunicado fechado en Washington, Estados Unidos, la CIDH resaltó que “es obligación del Estado investigar de oficio hechos de esta naturaleza y sancionar a los responsables”. Es por ello que “la CIDH insta al Estado mexicano a investigar este crimen, esclarecerlo judicialmente y sancionar a los responsables materiales e intelectuales”. De igual forma, hizo un llamado al Estado mexicano a adoptar en forma inmediata y urgente todas las medidas necesarias a fin de garantizar el derecho a la vida, la integridad y la seguridad de las defensoras y defensores de los derechos de los pueblos indígenas en el país. Hizo hincapié que “los actos de violencia y otros ataques contra las defensoras y los defensores de derechos humanos no sólo afectan las garantías propias de todo ser humano, sino que atentan contra el papel fundamental que juegan en la sociedad y sume en la indefensión a todas aquellas personas para quienes trabajan”. Recordó que el defensor de derechos humanos de los pueblos indígenas mixtecas y triquis, e integrante del “Centro de Orientación y Asesoría a los Pueblos Indígenas” en Juxtlahuaca Oaxaca, Herón Sixto López, desapareció el pasado 15 de julio y el 20 de julio fue hallado muerto con seis impactos de bala en el paraje “Cahuaya” perteneciente a San Sebastián Tecomaxtlahuaca. Los familiares de Herón Sixto López denunciaron públicamente que fue sacado por la fuerza por personas desconocidas de sus oficinas y que, a partir de ese momento, se desconocía su paradero. Según las indagatorias, el cuerpo del defensor de derechos humanos presentó seis impactos de bala con orificio de entrada y salida, tres en el tórax, dos en la cabeza y uno en el cuello, y de acuerdo a la necropsia de ley, Sixto López llevaba entre 5 a 6 días de extinto. La CIDH dijo que es obligación del Estado investigar de oficio hechos de esta naturaleza y sancionar a los responsables.

Comentarios