Exige Amnistía a Peña medidas urgentes contra la desaparición forzada

miércoles, 14 de agosto de 2013
MÉXICO D.F. (apro).- Amnistía Internacional incriminó hoy a elementos de la Secretaría de Marina en la desaparición forzada de tres personas en julio pasado en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y emplazó al presidente Enrique Peña Nieto a pronunciarse al respecto y localizar a las víctimas. En un comunicado, la organización internacional refiere que los hechos ocurrieron los días 29 y 30 de julio pasado en la fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, entidad en donde la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) tiene documentada la desaparición de seis personas a manos de marinos en junio de 2011. “El presidente Enrique Peña Nieto tiene la obligación de dar un mensaje fuerte de que la desaparición forzada es inaceptable durante su gobierno y tomar medidas urgentes necesarias para encontrar con vida a las víctimas y consignar ante las autoridades civiles competentes a los responsables”, señala AI. Ante la gravedad de los casos, que no son nuevos, la organización considera que “las escasas medidas adoptadas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto difícilmente constituyen una respuesta adecuada”. La organización internacional exhorta a la Procuraduría General de la República (PGR) llevar a cabo “una investigación completa, imparcial y efectiva” para esclarecer las presuntas desapariciones así como “apersonarse en las bases y campamentos de la Marina en la zona”. Tras advertir que debe garantizarse la integridad de los familiares y testigos “para prevenir posibles represalias”, AI detalla que la madrugada del 29 de julio José de Jesús Martínez Chigo y Diana Laura Hernández Acosta, de 17 años, fueron detenidos en un retén de la SEMAR en Nuevo Laredo. Los hechos fueron atestiguados por un familiar de los detenidos, quien advirtió que ambos fueron internados en las instalaciones de la Ciudad Deportiva, donde la Marina tiene su campamento, sin que hasta ahora se sepa de ellos. El mismo día en que fueron detenidos, familiares de Martínez Chigo y Hernández Acosta, acudieron al campamento a preguntar por ellos “pero los marinos les dijeron que no tenían a nadie detenido ahí”. El 30 de julio, Raúl David Álvarez Gutiérrez, de 17 años, fue detenido en un retén de la Marina en la zona sur de Nuevo Laredo. De acuerdo con testigos, el joven fue subido a un vehículo de la Armada. Un conocido de Raúl David, que vio los hechos, dio aviso a sus familiares, quienes al igual que los familiares de José y Diana, preguntaron por el menor en el campamento sin obtener respuesta. Mientras las autoridades navales han negado tener en su poder a los detenidos “así como cualquier otra información sobre los hechos o sobre sus paraderos actuales”, apunta AI, los testigos de tienen miedo de sufrir represalias si denuncian formalmente los hechos. AI considera que las desapariciones forzadas de José Martínez, Diana Hernández y Raúl Álvarez demuestran “la gravedad y persistencia de la desaparición de personas en México, ya sea por parte de actores estatales o por el crimen organizado”, sin que hasta el momento “las escasas medidas adoptadas por el presidente Enrique Peña Nieto difícilmente constituyan una respuesta adecuada”. Recuerda que desde junio de 2011 permanecen desaparecidos seis hombres que fueron detenidos por marinos, lo que derivó en que la CNDH recomendara una investigación completa, sin que hasta ahora se haya localizado a las víctimas o se haya castigado a los responsables. AI concluye que el gobierno federal y los gobiernos estatales están obligados a “tomar medidas urgentes para fortalecer los mecanismos de búsqueda inmediata, investigar adecuadamente y con prontitud todos los casos y llevar a los responsables ante la justicia”.

Comentarios