Hallan en Nayarit dos narcofosas con restos de seis víctimas

jueves, 15 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La búsqueda del cadáver del empresario español José Luis Crespo Llabrés, secuestrado y asesinado hace más de un año el estado de Nayarit, llevó a agentes federales y estatales a dar con dos narcofosas en las que se encontraban enterradas los restos de seis víctimas. De acuerdo con fuentes policiacas, el hallazgo ocurrió el pasado lunes 12 en el poblado El Pichón, municipio de Tepic, donde integrantes del crimen organizado tenían un narcocampamento. Al recorrer la zona en busca del cuerpo de Crespo Llabrés –quien según sus plagiarios fue asesinado en ese lugar–, los agentes federales, estatales y personal del Servicio Médico Forense descubrieron los restos de al menos seis personas, aunque solamente se recuperaron cinco cráneos. De acuerdo con peritos de la PGJE, los cadáveres tenían más de un año y se presume que fueron ejecutados entre 2011 y 2012, fecha en que Tepic vivió uno de los periodos más violentos de su historia reciente. Aún se desconoce si alguno de los cuerpos pertenece al hijo del empresario español José Luis Crespo de las Casas, secuestrado el 4 de febrero del año pasado en la cabecera municipal de Xalisco. El pasado lunes 5, tras la captura de tres presuntos secuestradores, entre ellos una mujer, el fiscal de Nayarit, Edgar Veytia, informó que quedaba esclarecido el plagio de José Luis Crespo Llabrés. De acuerdo con el fiscal, la banda era encabezada por Luis Montalvo Lara –ejecutado el 3 de mayo en Tijuana– y su lugarteniente José Manuel Enríquez Cibran, quien actualmente se encuentra recluido en la prisión de Herlong, California. En cuanto a los detenidos, María de Jesús González Loera y los hermanos Emilio y Gamaliel Macareno Santiago, dijo que la primera se encargó de entregar al joven plagiado por la amistad que llevaban, mientras que Emilio y Gamaliel, en compañía de Cristian López Bocanegra, abatido recientemente en Compostela durante un enfrentamiento con policías, se encargaron de ayudar a José Manuel Enríquez Cibran a plagiar a Crespo Llabrés. Las pesquisas, indicó el fiscal, arrojaron que el día del secuestro la víctima fue sacada de su casa y trasladada a una finca ubicada a 200 metros, donde lo mantuvieron tres días. Al cuarto día lo trasladaron al poblado López Mateos del mismo municipio de Xalisco, donde Cristian Guadalupe le cortó parte de oreja para presionar al padre a que pagará el rescate. Fue al quinto día cuando Cristian Guadalupe ordenó matar al joven empresario, pese al pago de 500 mil pesos que hizo Crespo de las Casas, relató el fiscal, quien aseguró que ya había solicitado la extradición de Manuel Enríquez Cibrián, preso en Estados Unidos, por quien solicitará la pena máxima de 49 años de prisión.

Comentarios