Aquila: tiroteo deja dos civiles muertos; queman camión de autodefensas

martes, 20 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Dos civiles muertos y un uniformado herido fue el saldo de un enfrentamiento entre la Policía Estatal Preventiva (PEP) y personas armadas, ocurrido a las 16:00 horas en el municipio costero de Aquila, Michoacán. Los elementos de la PEP acudieron al lugar para reactivar las actividades en el ayuntamiento local y atender el reporte de que gente armada aún rondaba la zona. En una brecha, los tripulantes de las patrullas de la PEP se encontraron con una camioneta Ford Lobo, placas MX 50597, desde la cual hombres armados abrieron fuego contra los uniformados. Luego del tiroteo, dos de los presuntos sicarios murieron y un policía resultó herido. Incendian encapuchados autobús de autodefensas Sujetos encapuchados interceptaron e incendiaron esta tarde el autobús que transportaba a familiares del grupo de autodefensa de Aquila, quienes poco antes del mediodía se habían manifestado por las calles de Morelia para exigir la libertad de los 46 michoacanos detenidos el miércoles 14. Hasta el momento se desconoce la identidad de los atacantes, aunque trascendió que la agresión no dejó fallecidos ni lesionados. Todo transcurría en calma hasta las 17:00 horas, justo cuando el camión de la línea Paraíso, placas de circulación 705PL-5 con razón social Transportación Turística, se encontraba estacionado sobre la lateral de la avenida Acueducto, frente al número 3030. Poco después, los familiares de los comunitarios que participaron en la marcha debieron descender rápidamente del vehículo cuando observaron que hombres encapuchados prendían fuego al camión, al tiempo que lo apedreaban con ladrillos y palos quebrando las ventanas y rociando con gasolina el autobús. Mientras los viajeros buscaban un sitio donde ponerse a salvo, los incendiarios se retiraban del lugar, en tanto testigos pedían el apoyo de los bomberos, quienes llegaron al lugar poco después y combatieron las llamas, sin embargo, los daños materiales ya eran cuantiosos. Poco después acudió al lugar Alberto Reyes Vaca, secretario de Seguridad Pública, quien ordenó acordonar la zona para evitar que algún automovilista o transeúnte pudiera resultar lesionado o intoxicado con el humo que salía del autobús incendiado. Por la mañana, los familiares de los comuneros presos marcharon por la principal avenida de Morelia para exigir su liberación. Además, pidieron que se brinde a los inculpados un proceso digno y criticaron a las autoridades federales por no darles información, trasladarlos a un lugar donde se complica su defensa y negarles el derecho a recibir visitas. La mayoría de los policías comunitarios fueron consignados por la Procuraduría General de la República (PGR) por presuntamente violar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, así como por delincuencia organizada. La víspera, los detenidos se reservaron su derecho a declarar y solicitaron la ampliación del término, por lo que será el próximo domingo 25 cuando el juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en Villa Aldama, Veracruz, defina su situación legal. La esposa de Agustín Villanueva, líder del grupo de autodefensa en Aquila, denunció que “lo tienen preso aquí en Morelia y yo quiero que me lo entreguen porque él es inocente, no debe nada”. La mujer también dijo temer por su integridad y la de sus hijos, pues ya ha recibido amenazas. El crimen organizado, acusó, “nos cobraba cuotas y ya la gente se enfadó de pagar cuotas, por eso ellos (las autodefensas) estaban armados, porque estaban defendiendo lo de ellos. Ellos no han matado a nadie”. Durante la movilización, que partió del obelisco al General Lázaro Cárdenas con dirección al centro histórico, los inconformes exhibieron cartulinas en las que se advertía: “Hay policías comunitarios porque la del estado no sirve”. “Por un Aquila libre”, escribieron en una manta que fue colocada a la vanguardia del contingente.