Lo del Heaven es un "caso aislado": presidente del Tribunal de Justicia del DF

martes, 27 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), Edgar Elías Azar, calificó como “un caso aislado” el secuestro y asesinato de 12 jóvenes tepiteños, por lo que consideró que éste no debe marcar a la Ciudad de México. Asimismo, defendió el trabajo de las autoridades capitalinas, en particular de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF) que –dijo– realiza “un trabajo impecable” en todas las investigaciones del caso y en general en todas sus indagatorias, y es por ello que los jueces han concedido todas las órdenes de arraigo y órdenes de aprehensión solicitadas. “Lo que pasó en el asunto del Heaven es muy lamentable, la desaparición de una, de dos o de 200 personas es muy lamentable desde el punto de vista ético, jurídico, social y político, pero lo que les quiero decir es que este hecho asilado no tiene porqué marcar a nuestra ciudad”, señaló. Elías Azar comentó que es posible que a los cuatro consignados por el caso se les acuse de homicidio, que se sumaría al delito que ya tienen por secuestro doloso. A pesar de las dudas que han manifestado algunos familiares de los jóvenes levantados en el bar Heaven, el pasado 26 de mayo, en torno del hallazgo de 13 cadáveres en una fosa clandestina en Tlalmanalco, Estado de México, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, afirmó que el caso está próximo a cerrarse. Luego de que el pasado fin de semana la Procuraduría General de la República (PGR) informó que al menos 10 de los 13 cuerpos localizados en el rancho La Negra pertenecen a los tepiteños, el mandatario capitalino señaló que las investigaciones llegarán a su fin en el momento en que todos los responsables del secuestro sean detenidos y procesados. “Lo que está pendiente, digamos en el tiempo inmediato, es la localización de todos los probables responsables y posteriormente se harán los procesos”, dijo Mancera, y confió en que eso suceda pronto. No obstante, subrayó: “Yo creo que estamos prontos a cerrar el caso”. Hasta ahora hay siete detenidos, cuatro de ellos sujetos a proceso y tres arraigados. Se trata de Ernesto Espinosa Lobo, El Lobo, socio del bar Heaven; Mario Rodríguez Ledesma, El Moschino; Gabriel Carrasco, El Diablo, y Andrés Henonet, El Andresote, socio, copropietario, jefe de seguridad y empleado del Heaven. En ese orden, los cuatro fueron declarados formalmente presos por su presunta participación en la desaparición de los 12 jóvenes de Tepito. Los que se encuentran arraigados son: Ricardo Antonio Méndez Muñoz, José de Jesús Carmona y Víctor Manuel Aguilera García. De acuerdo con las autoridades, aún falta por detener al menos a uno de los que planearon y ejecutaron el múltiple secuestro, Javier Joel Rodríguez Fuentes, El Javi, presunto líder de La Unión de Insurgentes. Familiares no reconocen ropa hallada La PGR aún realiza exámenes de criminalística a los cadáveres hallados en Tlalmanalco para tener certeza de su identidad, aunque ha asegurado que 10 de ellos son de los tepiteños secuestrados. De su lado, familiares de las víctimas han solicitado que peritos extranjeros realicen exámenes independientes, debido a que desconfían de los resultados de las pruebas periciales que realiza la dependencia encabezada por Jesús Murillo Karam. Las dudas surgieron luego de que en una visita que hicieron al Centro Médico Forense de la PGR, no reconocieron la ropa localizada en la fosa del rancho La Negra como la que portaban los jóvenes el día del plagio. Eugenia Ponce, tía de Jerzy Ortiz, hijo del narcomenudista preso, Jorge Ortiz, El Tanque, afirmó que en la visita de este martes al forense ninguno de los familiares de las víctimas reconoció la ropa que les mostraron. “Ninguna identificó la ropa. Cada una de las que iba saliendo nos decía que no, que no era la ropa”, afirmó Ponce. Al preguntarle qué les hacía pensar eso, respondió: “Pues que por eso es necesario hacer un segundo peritaje”. Según la tía del joven de 16 años, el día del plagio su sobrino portaba un pantalón de mezclilla gris, playera y sudadera con gorra del mismo color y un escudo, así como cachucha y tenis negros. La mujer comentó que mañana sostendrán otra reunión a las 11:00 horas en la PGR, pero esta vez con una perito argentina, quien realizará la segunda prueba de ADN para verificar si se trata de las mismas personas secuestradas el pasado 26 de mayo. El pasado lunes 26, durante una misa que se celebró en una iglesia ubicada en el corazón del barrio de Tepito, al cumplirse tres meses del secuestro de los jóvenes, los familiares leyeron un comunicado en el que solicitaron un equipo de antropología forense de Argentina para que hiciera un nuevo peritaje de los cuerpos hallados en el Estado de México. Ese día explicaron que la falta de coordinación entre las procuradurías federal y capitalina los ha llenado de “incertidumbre y desconfianza” sobre los resultados de las pruebas de ADN obtenidos por las autoridades mexicanas, por lo que en “la búsqueda de memoria, verdad y justicia” solicitaron la realización de nuevos peritajes por parte de extranjeros. También demandaron a las autoridades federales y locales una “disculpa pública” por infringir su derecho a conocer información del caso antes de transmitirla a los medios y “sin que las familias den fe” de su veracidad. En vez de que las autoridades protegieran su “integridad psicosocial en el proceso de investigación forense”, afirmaron, tanto la PGR como la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) divulgaron, sin informarles antes, la localización de cuerpos en un rancho de Tlalmanalco, vinculándolos con la desaparición de sus hijos, lo que consideraron “una falta de respeto” a su dolor y “una forma de revictimización”. Al respecto, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del DF, Luis González Placencia, reiteró que personal del equipo de atención a víctimas del organismo continúa atendiendo a familiares de los desaparecidos y el impacto que pudo tener en los parientes la filtración de información a los medios sobre el caso. El ombudsman capitalino lamentó que la falta de confianza en las instituciones haya orillado a los familiares a solicitar peritajes externos para verificar la identidad de los restos encontrados en Tlalmanalco, pero sostuvo que “es un derecho que les asiste”. “Es perfectamente comprensible. En el mundo ideal esperaríamos que una resolución de una institución pública como la PGR o la PGJDF fueran suficientes”, arguyó el presidente de la CDHDF. La falta de confianza que se ha generado en este caso con las filtraciones de información, abundó, justifica la pretensión de los familiares de tener una opinión distinta. Respecto de la disculpa pública que exigen familiares de los tepiteños secuestrados a autoridades federales y locales por la filtración de información, González Placencia dijo que ello podría ser parte de la investigación que la CDHDF realiza sobre el caso. En particular, el organismo local indaga la filtración de la indagatoria a medios por parte de la Procuraduría de Justicia capitalina y el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF). El ombudsman refirió que en el caso de la petición de los familiares a la PGR, tendrá que ser su homóloga nacional, la CNDH, la que realice la investigación. Concluye la PGR trabajo pericial La Procuraduría General de la República (PGR) concluyó los trabajos periciales de identificación de las 13 personas originarias del barrio de Tepito –secuestradas el pasado 26 de mayo en el bar Heaven, de la Zona Rosa–, cuyos restos fueron encontrados en una fosa clandestina en el municipio de Tlalmanalco, Estado de México. Por ello, el Ministerio Público Federal de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo determinó remitir los restos humanos y todos los indicios relacionados a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). En un comunicado, la PGR señaló que el objetivo de esta acción es que se continúen las investigaciones por los delitos de secuestro y homicidio, competencia de las autoridades locales. La dependencia reiteró que la Coordinación General de Servicios Periciales de la PGR realizó el levantamiento y traslado de los restos humanos para su identificación mediante las pruebas científicas necesarias, basada en técnicas específicas de genética forense de ADN, así como señas particulares indubitables de acuerdo con las fichas de identificación proporcionadas por el Centro de Apoyo para Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) de la PGJDF. Señala que mantendrá la colaboración en el desarrollo de la averiguación correspondiente. “Se aplicaron diversas técnicas, iniciando por fotografía, frentes, perfiles para su probable identificación, así como de todas y cada una de las señas particulares que pudieran presentar en el cuerpo”, dijo la Procuraduría. También se realizó la toma de moldes y odontogramas de cada uno de estos cuerpos, para realizar su identificación odontológica y el análisis radiológico, ya que alguno de los cuerpos presentaba prótesis de tipo metálico, con tornillos en algunos lugares. Se efectuó la toma de muestras de material biológico para el análisis de ADN de todos y cada uno de ellos, con el fin de compararlo con las muestras que fueron obtenidas y los datos proporcionados por parte de (CAPEA) de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. Además se cotejó con información aportada a la PGR por los familiares, así como sus muestras biológicas. (Con información de Patricia Dávila)

Comentarios