Maestros han puesto buena fe; gobierno, la cerrazón: CNTE

miércoles, 28 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) aseguraron que no alcanza “la buena voluntad” ni la “disposición” del gobierno federal para resolver las exigencias de los maestros sobre las afectaciones de la reforma educativa. Es más, amagaron con que seguirán las movilizaciones en la Ciudad de México, luego de reunirse en la residencia oficial de Los Pinos con Ricardo Martín Sánchez, director general adjunto de Atención Especializada de la Presidencia de la República, y con Carlos Eduardo Romero Castro, titular de Atención Ciudadana, quienes escucharon las demandas del magisterio disidente. Luego del encuentro que duró una hora aproximadamente, la comitiva integrada por 12 maestros salió con el rostro endurecido e informó a los medios de comunicación y a los maestros presentes afuera de la estación del Metro Auditorio, en la Calzada Chivatito, lo que se platicó con los funcionarios. De entrada, el líder de la Sección 28 de la CNTE, Juan José Ortega, dijo que fue rechazada la exigencia magisterial para integrar a los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y de Educación, Emilio Chuayffet en la mesa de negociación con legisladores, sobre la reforma educativa. “Ante la exigencia de que se incorporen a la mesa que tenemos con diputados y senadores el secretario de Educación y Gobernación hay una negativa. Ellos hablan de buena voluntad, de disposición. Nosotros decimos que no, que no alcanza, que la disposición y la buena voluntad la ha puesto el movimiento democrático”, dijo Ortega. Luego sentenció: “La cerrazón, la falta de sensibilidad del gobierno federal, ha obligado al Poder Legislativo y ha obligado a los secretarios de Educación y Gobernación a enfrentar un bloque importante de nuestros compañeros movilizados y ha generado condiciones adversas a lo que nosotros representamos”. El maestro michoacano advirtió que continuarán las movilizaciones de los miles de maestros presentes en la capital del país, e hizo un llamado a la población. “Pedimos la comprensión de los compañeros y los habitantes del Distrito Federal, aclarando que si alguien es responsable es la consigna de arrebatarles a ellos y a nosotros el derecho a la educación y que tenemos que articular esta fuerza con los sectores movilizados en torno a la defensa de nuestros energéticos y al derecho que tenemos de la alimentación, al vestido, al calzado atentado a través de la reforma fiscal”, alertó el docente. La mega marcha hacia Los Pinos Cerca de 10 mil maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se reunieron esta mañana en el primer cuadro de la Ciudad de México para marchar rumbo a la residencia oficial de Los Pinos, en protesta por la reforma educativa. Formados a espaldas del Palacio de Bellas Artes, sobre avenida Hidalgo, los integrantes del magisterio disidente tardaron más de una hora en reunirse para finalmente tomar las calles a las 10:45 de la mañana. La consigna era realizar una marcha de protesta pacífica y así sucedió. Avanzaron en contingentes divididos por regiones, con la intención de identificar la presencia de posibles infiltrados que pretendieran “reventar” o violentar la marcha. Al incorporarse al Paseo de la Reforma, a la altura de la “Esquina de la información”, los docentes comenzaron con las letanías contra el “linchamiento mediático” que los medios masivos de comunicación han emprendido en su contra: “Prensa, prensa, prensa, si tienes dignidad, nosotros te pedimos, que digas la verdad”, repetirían a lo largo del trayecto. A la ciudadanía le pidieron paciencia por las movilizaciones que han paralizado la capital del país e hicieron un llamado para que se incorporen a sus protestas contra las reformas laboral, energética, fiscal y hacendaria, además de la educativa. “Son las reformas con que van a beneficiar a unos cuantos y a empobrecer al país. Por eso debemos estar juntos como pueblo”, se le escuchó a través de un megáfono al profesor Emilio Baltasar, procedente de la costa de Oaxaca. Frente al Senado de la República los maestros se unieron en una sola voz: “Ahí están, esos son, los traidores de la nación”. “Traidores porque legislan contra el pueblo”, argumentaba el orador en turno. Al pasar por la embajada de Estados Unidos, a unos metros del Ángel de la Independencia, un reducido grupo de jóvenes, que se dijeron estudiantes normalistas, se repartieron paliacates para cubrirse el rostro y, presuntamente, embestir contra las vallas que permanentemente resguardan la sede diplomática. La Comisión de Vigilancia de la CNTE no se los permitió y acusaron a los “rijosos” de infiltrados, continuando la manifestación sin sobresaltos. Así siguieron hasta el límite del Auditorio Nacional, para dar vuelta en calzada Chivatito, enfilados a Los Pinos. Cercados por un operativo de granaderos, resguardados por vallas metálicas y camiones, dispuestos a cientos de metros de la entrada de la casa presidencial, sólo un reducido grupo de maestros escoltó a la comisión de 12 maestros que sería recibida por autoridades federales. Inconformes con una reforma que se sustenta en un programa de evaluaciones, los maestros llevaron como estandarte hasta “la casa de Peña Nieto”, mantas y cánticos que concluían: “Si hay que evaluar, por Peña hay que empezar” y “Urgente, urgente, evaluar al presidente”.

Comentarios