Sábado de balaceras, muertos y pánico en Culiacán

domingo, 4 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Culiacán vivió este sábado una jornada violenta al registrarse enfrentamientos entre delincuentes y autoridades federales, de acuerdo con fuentes de la Policía Ministerial citadas por el diario Reforma. El saldo del enfrentamiento, que causó pánico entre los habitantes, es de cinco delincuentes muertos y siete heridos, entre ellos dos militares, tres policías y dos civiles; también se reportaron varios vehículos incendiados. El tiroteo se registró aproximadamente a las 10:30 horas entre integrantes del cártel de Sinaloa y elementos de la Base de Operaciones Mixtas Urbanas (BOMU), sobre la avenida Bahía de Ohuira, entre las calles Olmeca y Tarahumara de la colonia Francisco Villa, al poniente de Culiacán. Los reportes indican que al efectuar labores de vigilancia en las colonias Vallado y Francisco Villa, militares y policías ministeriales fueron atacados por un grupo de hombres armados. Durante el tiroteo -que se prolongó por unos 50 minutos- los delincuentes huyeron y se ocultaron en una vivienda, desde donde continuaron disparando contra las fuerzas del orden. En la refriega dos sicarios quedaron muertos en la calle y tres vehículos se incendiaron debido a los impactos de bala. En el interior de la casa murieron dos integrantes del grupo delictivo. Un centro comercial de la zona fue cerrado por seguridad. Los clientes y empleados no pudieron salir durante dos horas debido a que la balacera continuaba. Tras controlar la situación los agentes de seguridad ingresaron a la casa de seguridad y encontraron los cuerpos de dos personas, además de dos armas de fuego. También hallaron un túnel que comunicaba a otra casa, el cual fue utilizado por otros sicarios para escapar. Las autoridades no emitieron información oficial sobre estos hechos violentos.

Comentarios