Anarquistas a escena: se unen a maestros, pelean con ellos y chocan con policías

domingo, 1 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Sólo esperaban el momento oportuno para lanzar bombas molotov y provocar a los cientos de granaderos que resguardaban las inmediaciones de la Cámara de Diputados. Los llamados anarquistas lo hicieron y la marcha, que dibujaba una kilométrica serpiente humana de maestros disidentes y estudiantes, se desvaneció. El enorme contingente, conformado por miles de maestros principalmente, no logró su objetivo de llegar al Palacio Legislativo de San Lázaro. Caminaron sólo hasta la avenida Fray Servando Teresa de Mier al cruce con la calle San Ciprián, todavía pertenecientes al barrio de La Merced, donde se formó una barrera impenetrable y reforzada de granaderos, que impidió al contingente avanzar sobre Congreso de la Unión para desembocar en San Lázaro. En la avenida Fray Servando los profesores se congregaron para manifestarse en contra de las reformas estructurales; también expresaron su repudio al gobierno de Enrique Peña Nieto -quien hoy entregó su Primer Informe al Congreso- e insistieron a la clase política que incluya sus demandas en los cambios a la legislación docente. [gallery type="rectangular" ids="351690,351689,351691,351686,351685,351684"] Mientras los dirigentes de las secciones 9, 18 y 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) fijaban su postura, una decena de jóvenes anarcos preparaban bombas molotov y lanzaron cohetones de largo alcance que pretendían estrellar contra los drones, pequeños aviones no tripulados, dotados de cámaras, manejados a control remoto por la Policía Federal para vigilar la manifestación. Los líderes magisteriales llamaron a los miles de docentes a regresar al plantón en el Zócalo e inmediatamente los jóvenes con vestimenta oscura y pintas de anarquía arrojaron bombas molotov y cohetones a los granaderos, quienes repelieron el ataque, lanzándose a golpes contra ellos. Los docentes procedentes de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas se replegaron, no participaron en los disturbios, pero sí jalonearon a algunos anarquistas para que se salieran de su grupo. En tanto, los policías avanzaron en bloque unas cuadras. Todos corriendo, protegiéndose de los estallidos, mientras que los jóvenes con el rostro cubierto enfrentaban a golpes a los granaderos. Se escuchó la advertencia de los integrantes de la CNTE a través del megáfono: “Les pedimos a esos grupos que se hacen llamar anarquistas que se retiren, si no, nosotros mismos los vamos a retirar”. También hicieron un llamado a los profesores a no caer en provocaciones y formar una valla humana. Por la mañana, el líder de la Sección 9 de la CNTE del Distrito Federal declaró a este semanario que pretendían cancelar la marcha a San Lázaro e ir a Los Pinos: “Tenemos mucha experiencia para identificar estos grupos de infiltrados y decidimos cancelar esa marcha. Están buscando una confrontación y nosotros no vamos a caer en eso. Nuestra marcha de protesta es pacífica”, dijo el profesor. Finalmente se trasladaron rumbo a la Cámara de Diputados. Antes del mediodía, la CNTE se congregó a un costado de la Torre del Caballito, en el primer cuadro de la ciudad. Marchaban ya sobre Paseo de la Reforma mientras eran enterados de que la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD) sería aprobada esta misma noche, por lo que replantearon el plan original de protestar en San Lázaro. Bravo sentenció: “Tenemos información de que los legisladores van a aprobar la (LGSPD). Nosotros dimos mensajes de que nuestra protesta es pacífica y así nos contestan (los legisladores)”, dijo el profesor Bravo. “Aquí demuestran que las mesas de diálogo (entre maestros y legisladores para discutir la reforma educativa) sólo eran un engaño. Hoy van a votarla sin tomarnos en cuenta, atrincherados detrás de la policía y todas sus armas y murallas. Así es este gobierno”, continuó por un altavoz el maestro Baltazar, miembro de la Sección 22 de la costa de Oaxaca. [gallery type="rectangular" ids="351679,351680,351681,351682,351656,351655,351654,351644,351650"] Transcurrió la tarde. A comparación de los anarquistas, los integrantes del movimiento #YoSoy132 no sumaban ni cien personas, en realidad no se hicieron notar en la marcha, mientras caminaban en la retaguardia con mantas del Instituto Politécnico Nacional, la UNAM y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Predominaban las consignas del magisterio, las mismas que han hecho eco los últimos días en toda la Ciudad de México. Un eco que sonó más fuerte hoy en voz del líder de la Sección 9, Francisco Bravo, quien advirtió que el miércoles iniciará una “insurgencia magisterial” con una megamarcha en la capital, donde participarán maestros de Chihuahua, Nuevo León, Estado de México, Distrito Federal, Baja California, Michoacán, Oaxaca y Guerrero. Esto incluirá protestas y movilizaciones en 22 estados del país, ante la falta de respuesta a su demanda de erogar los artículos 3 y 73 de la Constitución relacionados con la reforma educativa. Mientras esto ocurría, a unos metros de la explanada de la delegación Cuauhtémoc podía observarse a los elementos federales con vehículos de choque y tanques con cañones para lanzar agua a presión. Se veía también, entre las vallas que resguardaban el operativo oficial, hombres vestidos de civil, armados con tubos y objetos punzocortantes conviviendo con los policías. Granaderos iban y venían, relevándose en el frente en la primera línea de los enfrentamientos. Por lo pronto, la movilización de los docentes enmarcó el Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, quien este lunes dará un mensaje a los mexicanos. Para las 20:00 horas, el Comité Jurídico y de Derechos Humanos del movimiento #YoSoy132 denunció la detención de 20 personas a lo largo de las protestas. Difundió los nombres de detenidos en distintos puntos de la marcha: Ana Berenice de la Cruz, Miguel Barrera, Alejandro Montaño, Aldo Bruser, Dayana Díaz, Luis Otoniel Pompa, Eduardo Vallejo, Alberto Arellano y Hurelei Santos, de origen portugués. Y el nombre de quienes habrían sido detenidos en las inmediaciones de San Lázaro: Gonzalo (no se proporcionó el apellido), Daniel Pérez, Cristian Cortés, Silvia Colmenares, Estela Morales, Pavel Primo Noriega, Galicia Arce, Alejandro Amado Fausto, Gustavo Ruiz, Marco Rodríguez y Daniel García Rojo.

Comentarios