Reforma educativa no tiene marcha atrás, reitera el PRI

domingo, 1 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Durante la sesión de Congreso General de la LXII Legislatura y a nombre del grupo parlamentario del PRI, la senadora Blanca Alcalá Ruiz alabó el Pacto por México firmado por PAN y PRD con el gobierno federal porque, según ella, ha permitido las reformas estructurales, a pesar de las diferencias políticas. En medio de un cerco de seguridad en torno a San Lázaro que incluyó desde la policía montada hasta el Ejército con el afán de contener las protestas sociales, la legisladora celebró el aval a la reforma educativa. “En todos los casos, la opinión de las y los diputados, senadoras y senadores ha estado presente en las discusiones en la cámara de origen o en la cámara revisora”, dijo, contrario a la posición del diputado del PT, Ricardo Monreal, quien consideró que el Pacto suplantó las actividades del Congreso de la Unión. En cuanto al tema de la inseguridad, comentó que los priistas no son ajenos a quienes difieren de los indicadores de medición de violencia, pero tampoco son ingenuos como para pensar que es un fenómeno nuevo y que desaparecerá por decreto presidencial. Y siguiendo con el discurso gubernamental, defendió las llamadas reformas estructurales: “Hay suficientes datos duros y evidencias para advertir con claridad que es tiempo de replantear el enfoque en diversos sectores del país, ahí radica la esencia de las reformas que hemos aprobado y que tendremos que discutir”, arengó cual eslogan publicitario. Tocó el tema de la educación, al que calificó como “eje fundamental para transformar a México”, como dicen los spots del gobierno de Enrique Peña Nieto. “Lograr una educación de calidad no es solamente una cuestión de ofrecer más años de escolaridad a nuestros niños, niñas y jóvenes, se requiere que además adquieran competencias y habilidades en su desarrollo integral que les permitan insertarse en el mercado laboral y en la sociedad del conocimiento”, indicó Alcalá Ruiz. Y a manera de advertencia, afirmó que las leyes aprobadas en materia de educación “no tienen reversa” y en próximos días se presentarán las reformas energética, financiera y hacendaria, así como la relacionada a la transparencia y rendición de cuentas. “Nuestro interés en la reforma energética se basa en lograr beneficios claros y tangibles para las familias mexicanas con tarifas más bajas en la luz y el gas, facilitar a las empresas recursos energéticos accesibles que les permitan competir y que para México representan un motor de crecimiento”, recalcó. Luego lanzó otro eslogan oficial: “Que quede claro, Pemex y la CFE son y seguirán siendo de todos los mexicanos”. La reforma financiera, motivo de análisis en el Congreso, deberá promover medidas que permitan fomentar el crédito a través de la Banca de Desarrollo, incentivar la competencia y ampliar el financiamiento otorgado por las instituciones privadas con un sistema sólido y prudente, agregó. “Conocer las debilidades del sistema tributario mexicano nos lleva a ponderar la necesidad de realizar una reforma hacendaria integral, que fortalezca la capacidad financiera de los tres órdenes de gobierno, que incremente la progresividad del sistema impositivo, simplifique los procedimientos, promueva la competitividad de las empresas y combata la informalidad”, destacó la senadora. El país se transforma: PVEM En tanto, el senador Pablo Escudero, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que mantiene una constante alianza con el PRI, dijo que el país está en el camino de la transformación derivado del trabajo del poder Legislativo y del gobierno de Enrique Peña Nieto. Al ofrecer la posición de ese partido al Primer Informe de Gobierno y dar inicio al segundo periodo de sesiones del Congreso de la Unión, calificó como "evidente" el liderazgo de Peña Nieto que mantienen al país en la ruta de un cambio de rumbo. "Algunos le llaman el momento mexicano", se jactó. "Estoy convencido de que este periodo en específico será histórico. En este periodo el reto es inmenso. Tenemos por delante la Ley del Servicio Profesional Docente, la reforma energética, los nombramientos de los miembros del  Instituto Federal de Competencia Económica. "La reforma fiscal, la financiera, la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos, leyes reglamentarias en telecomunicaciones y en competencia, reforma político-electoral, la elección de los cinco consejeros el IFE, la creación del organismo constitucional autónomo de acceso a la información. El cambio de sistema de justicia penal de este país", entre otras, enlistó. Por eso, consideró que en cuatro meses que dura el periodo los diputados y senadores de la República tendrán en sus manos los instrumentos necesarios para acelerar el crecimiento del país. "Es por ello que respaldamos y suscribimos plenamente la iniciativa energética del presidente Enrique Peña Nieto y coincidimos en que esta es una oportunidad histórica", dijo. Según sus escuetos datos, con esta reforma habrá un crecimiento económico anual del 5% del Producto Interno Bruto (PIB). Agregó que si no se aprueba, el crecimiento sería del orden del 2.8%. "Con esta reforma aumentaremos la inversión en el país; seremos más competitivos, podremos adquirir nueva tecnología, podremos contaminar menos, podremos dar electricidad más barata a la industria, las familias mexicanas podrán pagar menos por la luz y menos por el gas", señaló, aunque especialistas y legisladores ya han desmentido esta tesis. "De una primera y somera lectura, encontramos coincidencias en las tres. Me parece que la principal coincidencia que todos reconocemos es que lo que tenemos no es lo queremos, no es lo que queremos y por lo tanto, no podemos seguir así. Eso es el peor de los mundos. Es inaceptable que nadie dude que esas tres iniciativas serán la base del intercambio de ideas, de análisis, de discusión y sin duda de un acalorado debate", cantinfleó. Desde su perspectiva, quienes se oponen a estas reformas que representan una "transformación de largo aliento" sólo buscan conservar sus privilegios. A ellos, les advirtió que no será en las calles donde se logren los acuerdos, sino en las instituciones.  

Comentarios