Ve PRD creciente inconformidad social y ausencia de Estado

domingo, 1 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- La diputada perredista Aleida Alvez criticó que el presidente Enrique Peña Nieto rinda su Primer Informe de Gobierno en medio de una crisis política y económica, aumento del desempleo, de desigualdad, de las manifestaciones que se confrontan con las fuerzas del Estado, como una forma de legitimar un gobierno fallido. Al fijar su postura por el Primer Informe y el inicio del segundo periodo ordinario de sesiones, la perredista cuestionó el estado en el que se encuentra el país con la aparición de grupos de autodefensa en varios estados de la República y la militarización en zonas indígenas y campesinas, que son, consideró, la muestra de la creciente inconformidad social y el reflejo de la ausencia del Estado para satisfacer las aspiraciones de la población a tener una vida digna. Añadió que la economía nacional está en recesión y la falta de recursos para el gasto público ha impactado el crecimiento económico, que se ha ajustado a la baja respecto a lo esperado para 2013. Indicó que, por si fuera poco, los precios de la canasta básica de los alimentos se han incrementado 4.81% a tasa anual, con lo cual se duplica el 2.5% del índice de la inflación subyacente, que es superior al 3.47% de la inflación general. "El entorno de desaceleración y la recesión económica, aunado al aumento de los precios de la canasta básica, que cada día genera más mexicanos pobres, hacen evidente que aumentar impuestos o intentar cobrar IVA en medicinas y alimentos, simplemente dejará sin oportunidad de seguir viviendo a los millones de pobres y enfermos de este país. En este tema somos categóricos: No al IVA en medicinas y alimentos", sentenció. Por ello exigió al Ejecutivo federal replantear su política social: la Cruzada contra el Hambre no puede ser un instrumento de legitimación y control electoral, cuando 53 millones de mexicanos viven en pobreza y no pueden hacer una sola comida al día, durante muchos días y a veces durante generaciones. Dijo que su bancada sí quiere debatir la modernización de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad, pero reiteró que no aceptarán tocar el mandato constitucional en materia energética. “Nos oponemos a entregar a capitales privados, el gas, el petróleo o la energía. Estos son instrumentos innegables  del desarrollo y del bienestar; son de los mexicanos y el país tiene que beneficiarse de ellos”. Por eso, advirtió que convocarán a la unidad de todas las fuerzas nacionalistas, a los preocupados por el país, a los jóvenes, a los profesionistas, para que puedan decidir juntos cómo hacer eficientes y eficaces las empresas del gobierno y puedan ser una poderosa herramienta para la riqueza nacional. Asimismo, manifestó su solidaridad con el movimiento magisterial que lucha por que sus propuestas sean incluidas en la reforma educativa porque el gobierno federal, consideró, ha desacreditado y linchado a los profesores en lugar de tener el valor de defender su propuesta, precisarla ante la sociedad, presentar sus argumentos; es la cara más nítida de la criminalización de la lucha social y el sello claro de un gobierno autoritario y represor, apuntó Alavez. "Para conseguir nuestros objetivos y anhelos, proponemos desde el Partido de la Revolución Democrática eliminar cualquier signo autoritario y de cerrazón; exigimos que no se vulnere la soberanía de este Congreso con mecanismos metaconstitucionales; que el diálogo, la discusión y el acuerdo político sean los mecanismos para tomar decisiones", afirmó. La diputada Alavez fue quien, desde la tribuna, denunció que después de la sesión se pretende imponer un dictamen de la Ley del Servicio Profesional Docente. Y advirtió: "No se equivoquen. No queramos violentar aún más los procedimientos y enturbiar más las cosas afuera y adentro del Congreso de la Unión. Llamemos a todos al diálogo y hagamos del Congreso el espacio para discutir y dirimir, sin imposiciones, los problemas torales de este país".

Comentarios