Realizan macrosimulacro en el aniversario 28 del terremoto de 1985

jueves, 19 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- A 28 años del terremoto de 8.1° Richter que azotó la Ciudad de México, se llevó a cabo un simulacro conjunto en ocho estados del país. En el marco del Día Nacional de Protección Civil, institucionalizado en conmemoración del trágico terremoto del 19 de septiembre de 1985, los estados de Chiapas, Estado de México, Guerrero, Querétaro, Michoacán, San Luis Potosí, Veracruz y el Distrito Federal hicieron sonar la alarma sísmica en punto de las 10:00 horas en edificios gubernamentales. Antes, a las 7:19 en punto, a la misma hora que sucedió el terremoto en 1985, el presidente Enrique Peña Nieto encabezó la ceremonia conmemorativa del trágico suceso en la Plaza de la Constitución, en el Centro Histórico. Acompañado del secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos; de Marina, Vidal Soberón; el comisionado de Seguridad Nacional, Manuel Mondragón, y del encargado de Protección Civil, Luis Felipe Puente, el presidente izó la bandera a media asta y la banda del Ejército entonó el toque de silencio. [gallery type="rectangular" ids="353217,353214,353215,353216"] Minutos antes del acto cívico una voz en off dio el siguiente mensaje: “La historia de México cambió su rumbo cuando en 1985 la naturaleza dejó sentir su fuerza con un terremoto que alcanzó los 8.1 grados según informes del Instituto de Geofísica de la UNAM. Esta tragedia dejó como manifiesto imborrable el espíritu solidario de los mexicanos que se volcaron a las calles en el rescate de personas atrapadas y los cuerpos de las víctimas. “En esta trágica ocasión, como siempre ha sucedido, las Fuerzas Armadas de inmediato acudieron al auxilio de la población implementando el Plan DN-III E y es que México ha superado los desastres naturales y épocas difíciles, pero la unidad de su gente ha trascendido como ejemplo de valor, arrojo, valentía y patriotismo." A las 10:00 de la mañana, hora a la que fue programado el simulacro, decenas de empleados de distintas oficinas gubernamentales hicieron a un lado sus labores y se concentraron en patios, y puntos estratégicos previamente señalados por Protección Civil. En el Senado de la República se canceló el ejercicio por las manifestaciones de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Luis Sánchez, vicepresidente del Senado, explicó que se decidió cancelar el simulacro para impedir que durante éste los maestros tomaran las instalaciones o agredieran al personal o a los propios senadores. "No hubo condiciones y se valoró, se determinó cancelarlo”, indicó Sánchez, quien agregó que también había compromisos de trabajo en comisiones. En la antigua sede del Senado, ubicada en la calle de Xicoténcatl, en el Centro Histórico, el simulacro se realizó con normalidad. El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, pronunciaba su discurso en la Reunión Anual de Industriales de la Concamin en el séptimo piso del Hotel Camino Real ubicado en Mariano Escobedo cuando sonó la alarma sísmica. "Y la capital social no solamente es la parte de apoyo, la parte de la construcción de la ciudadanía y de la comunidad, sino es una alianza estratégica donde participa el sector social y donde está convocado, donde está llamado a sumarse el sector empresarial, el sector de la productividad... Y vamos a tener que desalojar, así que muy buenos días a todas y todos ustedes, apresuró el mandatario. Ya estaba programado que así sucediera pero el simulacro resultó atropellado porque camarógrafos y fotógrafos se aglomeraron en torno al jefe de gobierno y líderes empresariales. El centro de reunión fue la terraza del hotel, ubicada en el mismo piso del hotel. Mancera, empresarios y demás invitados debieron hacer filas de 10. El jefe de gobierno encabezaba una de ellas. Después de las tomas para las cámaras, cinco minutos después del simulacro, el mandatario regresó a terminar su discurso. Toman simulacro a ‘chorcha’ El ejercicio que se realizó en la Torre Latinoamericana y el Edificio Postal no fue fructífero. De haberse presentado un terremoto como el de 1985 en ese momento, 156 personas habrían muerto, según la evaluación de brigadistas de Protección Civil. A las 10:00 en punto, trabajadores de la Torre Latinoamericana, cuyo reloj pasó a la historia porque se paró justo a las 7:19 aquel 19 de septiembre de 1985, empezaron a salir tras escuchar la alarma sísmica. La mayoría salió y se concentró en la explanada del Palacio de Bellas Artes. Otros de plano se negaron a participar en el ejercicio y permanecieron en el edificio. De los que sí salieron, algunos aprovecharon el ejercicio para irse a desayunar. Según Sivelle Chávez, encargada de las torres de comunicación del edificio y brigadista, el edificio sólo es desalojado cuando hay daños estructurales fuertes porque cuenta con un sistema de soportes de seguridad que garantiza la integridad de los empleados. En este simulacro, que duró unos 15 minutos, participaron mil 48 de los mil 200 trabajadores que laboran en la torre. La duración del simulacro del Palacio Postal fue mucho menor, duró apenas tres minutos y medio. Raúl Materos, jefe de brigada del inmueble, dijo que 217 personas fueron desalojadas y sólo se reportaron cuatro decesos por “gente que no fue ubicada”. Muy cerca de ahí se realizó también el simulacro en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, ubicada en la esquina de Donceles y Allende. Después del ensayo se llevó a cabo una sesión solemne para conmemorar a las víctimas de los movimientos telúricos de 1985. El simulacro en la Torre Mayor, que cuenta con 50 pisos, se llevó 20 minutos y participaron alrededor de cuatros mil personas de las más de nueve mil 200 que acuden diariamente a ella. Los penales y personal de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario también se sumaron al macro simulacro convocado por el gobierno del Distrito Federal.

Comentarios