Reforma energética de Peña, en riesgo de "quedarse corta": IP

lunes, 23 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La cúpula empresarial advirtió que la iniciativa de reforma energética propuesta por el gobierno federal corre el riesgo de “quedarse corta”, amén de que se trata de un proyecto restrictivo en aspectos centrales. En su mensaje semanal, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señaló que “estamos convencidos de que se requiere de un modelo que permita dejar abierta, en la Constitución Política, el margen para que el Estado mexicano utilice el mejor formato de contratos o concesiones, de acuerdo con las necesidades del país y los tipos de proyecto”. El organismo presidido por Gerardo Gutiérrez Candiani precisó que con lo anterior se busca maximizar la inversión, la eficiencia y la renta obtenida por la nación mediante procesos transparentes en Petróleos Mexicanos (Pemex). Según el CCE, las concesiones o licencias cumplen mejor con criterios fundamentales que los contratos de utilidades o de producción compartidas: sencillez, transparencia, capacidad de auditoría de costos, patrones de licitación que minimicen la discrecionalidad y espacios para la corrupción, protección frente a disputas y arbitrajes, anticipación de costos, perfil y certidumbre de ingresos estables y maximización de la renta capturada por el Estado. A decir de la cúpula empresarial, con lo anterior se evitará que los recursos se desperdicien en gasto corriente y en la corrupción, punto clave para funcione la reforma energética. “La ineficiencia de Pemex es de carácter estructural: administración ineficaz, cuando no maniatada para muchas cuestiones vitales, y un Estado mexicano que tiene que ser un mejor dueño. Situación agravada por un contexto de relaciones sindicales que propicia privilegios inaceptables y corrupción”, acusó el CCE. También alertó sobre la dependencia de los ingresos petroleros, los cuales alimentan la tercera parte de las arcas del gobierno. Hay coincidencia en que la paraestatal carece de “un régimen fiscal competitivo, sino de depredación. La paraestatal necesita de autonomía presupuestal y de gestión, con un andamiaje administrativo moderno”. También advirtió que Pemex no se fortalecerá como empresa pública moderna y eficiente “si subsisten los candados que la colocan en desventaja frente al resto de las grandes petroleras del mundo, públicas o privadas: sin poder transferir o compartir riesgos en esquemas de asociación ganar-ganar con otros actores, multiplicar su capacidad de ejecución, invertir más, atraer y absorber conocimiento”. Gutiérrez Candiani denunció además que “México se está quedando fuera de este proceso de reestructuración energética y relanzamiento industrial, aun cuando tiene grandes reservas de hidrocarburos a su disposición para insertarse en esta dinámica”. El líder empresarial explicó que encaramos “revolución energética, que tiene lugar principalmente en nuestra región, debido al desarrollo de nuevas tecnologías y la explotación de hidrocarburos no convencionales. Implica cambios que inciden de manera fundamental en un proceso de reindustrialización, en especial en Estados Unidos”. Más aún, consideró que la reforma energética debe abordarse como una cuestión “de seguridad nacional, debido a factores tangibles como el abasto de energía para la planta productiva y la población, y no por conceptos ideológicos etéreos”. No sólo eso, la cúpula empresarial también alertó sobre las consecuencias de mantenerse rezagados: pérdida de competitividad, de inversiones productivas y de empleos; desabasto para la planta productiva nacional, y caída de la renta petrolera por la declinación o estancamiento de la producción de petróleo y gas en México y, en contrapartida, el aumento de ésta en Canadá y Estados Unidos, país este último que podría convertirse en exportador neto en menos de 10 años.

Comentarios