Cae asesino confeso de diputado perredista de Michoacán

viernes, 27 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La policía municipal de Zinapécuaro detuvo hoy a un presunto asesino confeso del diputado perredista por Coalcomán, Osbaldo Esquivel Lucatero. Se trata de Manuel Gabriel V., quien fue aprehendido de manera circunstancial. La policía lo arrestó inicialmente por delitos contra la salud, pero al rendir su declaración ministerial confesó su participación en el homicidio del legislador. De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Michoacán, Manuel Gabriel V. explicó que el miércoles 11 se encontró con un amigo, de quien se omitieron sus generales para no entorpecer las investigaciones, y que éste lo invitó a tomar bebidas alcohólicas y a consumir estupefacientes. Junto con una mujer y otros dos sujetos, dijo, abordaron un Tsuru y circularon por diversas zonas de la ciudad, y en un momento dado acordaron realizar un asalto para obtener más dinero y continuar su parranda. El sujeto explicó que en el puente que se encuentra en la salida hacia Pátzcuaro ubicaron dos vehículos estacionados, se les emparejaron y amagaron a dos de sus ocupantes con un machete, obligándolos a bajar y tirarse boca abajo sobre el pavimento. Un tercer ocupante, dijo, corrió hacia un fraccionamiento cercano, mientras ellos despojaban de la cartera y otras pertenencias a quien después supieron era el reportero Pablo Madriz. Manuel Gabriel señaló que cuando Esquivel intentó levantarse, lo atacaron con el machete y le causaron heridas de muerte. Él y sus acompañantes se dieron a la fuga. Después del ataque, el diputado perredista fue llevado, aún con vida, al hospital privado Star Médica, en la avenida Virrey de Mendoza, donde murió poco después. El día de los hechos, la PGJ de Michoacán informó que alrededor de las 15:20 horas, el automóvil en que se trasladaba el diputado, en compañía de su hermano (una camioneta blanca Nissan X-Trail), se detuvo debajo del puente vehicular, en la desviación a la antigua carretera a Pátzcuaro, donde había acordado una reunión con Pablo Madriz Rojas. En el momento en que se desarrollaba la entrevista —en el asiento trasero del vehículo— llegaron hasta el lugar aproximadamente cuatro hombres, quienes, precisó, descendieron de un Nissan Sentra y obligaron al legislador y a sus acompañantes a bajarse de la camioneta y acostarse en el suelo, boca abajo. Los atacantes despojaron a las víctimas de sus pertenencias y después arremetieron contra Esquivel Lucatero y sus acompañantes. El legislador resultó con heridas en sus extremidades superiores y en la espalda. La mañana de ese día el legislador había participado en la reunión del grupo parlamentario del PRD, tras la cual incluso ofreció algunas entrevistas. Esquivel Lucatero había realizado denuncias públicas acerca de la gravedad de la situación en Tierra Caliente, y con anterioridad ya había recibido amenazas. La última se registró el 31 de mayo. En aquella ocasión solicitó al gobierno del estado y a la Federación brindar atención integral a Tierra Caliente, al señalar que eso implicaba no sólo que se realizaran acciones en materia de seguridad, sino también económicas, productivas, educativas, culturales y en el terreno social. La seguridad en la región de Tierra Caliente, sostuvo, no había mejorado. La pobreza y la marginación, añadió, azotaron la zona, ya que durante tres meses no se había mandado ningún apoyo. El diputado afirmó que la situación era similar para la mayoría de los habitantes en Buenavista, Coalcomán y Tepalcatepec.

Comentarios