Federación asume seguridad en Michoacán; emplazan a autodefensas a dejar las armas

lunes, 13 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En un nuevo intento por restaurar el orden en Michoacán, convulsionado por la lucha entre los grupos de autodefensa y el grupo criminal de Los Caballeros Templarios, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció que fuerzas federales asumirán la vigilancia en la zona de Tierra Caliente. Para ello, dijo, el gobierno destinará un presupuesto de 250 millones de pesos, al tiempo que advirtió que no habrá tolerancia ni complacencia para los delincuentes: “Vamos a hacer nuestro trabajo de manera severa e inflexible; para la delincuencia, ninguna consideración”. A los grupos de autodefensa, que el fin de semana extendieron sus acciones de “limpieza” a Apatzingán, bastión de Los Caballeros Templarios, Osorio Chong los conminó regresar a sus lugares de origen y reincorporarse a sus actividades cotidianas. También les hizo una invitación para que, “en caso de considerar que su vocación y servicio estén en materia de seguridad y protección de sus habitantes, puedan hacerlo e integrarse a los cuerpos policiacos”. Además, advirtió que las autoridades federales y las estatales aplicarán la ley “de manera rigurosa e indiscriminada”, por lo que “no habrá tolerancia alguna para cualquier persona que sea sorprendida en posesión de armas sin contar con la autorización que para tal efecto señalan las leyes”. Al firmar el Acuerdo del Apoyo Federal para la Seguridad en Michoacán, Osorio Chong señaló que la seguridad de las comunidades estará a cargo de las instituciones y pidió a los michoacanos que coadyuven con las autoridades proporcionando la información con que cuenten para detener a los delincuentes. “Tengan la certeza de que contendremos la violencia en Michoacán. Se trata de un proceso que exige seguir trabajando con firmeza, sin descanso y así lo haremos”, sostuvo. Sin entrar en detalles, Osorio Chong refirió que a partir de hoy se reforzará una estrategia “amplia e integral” en los municipios más afectados, con el fin de atender la seguridad de las personas, de sus bienes y combatir las condiciones sociales que generan la violencia. Esta medida, aclaró, no interrumpe ni sustituye las actividades que actualmente realizan el Ejército, la Armada y la Policía Federal (PF) en la región ni en el resto del estado, ni tampoco supone reducir el número de efectivos que actualmente se encuentran en la entidad. Entre las acciones incluidas en el acuerdo signado hoy con el gobernador Fausto Vallejo se establece la creación de una Unidad Antisecuestros, que será certificada, capacitada y equipada por el gobierno federal, y el arranque del Instituto Estatal para la Formación de Policías e Investigadores, así como la instauración de la maestría para la formación de ministerios públicos. Para ello, se destinará sólo a la región de Tierra Caliente un presupuesto de 250 millones de pesos para reforzar el Programa de Prevención del Delito. Vallejo Figueroa, quien la víspera clamó por la intervención del gobierno federal en el estado, afirmó que ejercerá “con mano firme todos los recursos disponibles en contra de la delincuencia, garantizando así el imperio de la ley y el estado de derecho en todo el territorio michoacano". Asimismo, informó que despachará de manera recurrente en Apatzingán, donde el fin de semana pasado se suscitaron violentos enfrentamientos, “para mantenerse cerca de la gente”. “Necesitamos paz y tranquilidad en Michoacán (…) vamos por ellos (los criminales), vamos a lograr su detención y a buscar que sean castigados como debe ser”, ofreció. Durante la firma del acuerdo también estuvieron presentes los secretarios de la Defensa Nacional (Sedena), general Salvador Cienfuegos Zepeda; de Marina (Semar), almirante Vidal Francisco Soberón Sanz; el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam; el comisionado nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb; el director general del Cisen, Eugenio Imaz Gispert, así como legisladores federales y locales, alcaldes y dirigentes sociales y  empresariales.  

Comentarios