Solicitará la CNDH medidas cautelares para proteger a michoacanos

miércoles, 15 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitará medidas cautelares para la población del estado de Michoacán, donde fuerzas federales tomaron ayer el control de Apatzingán, Uruapan y Nueva Italia. “Analizamos pedir medidas cautelares para proteger la vida y la seguridad de la población de todo el estado y que se respeten de manera irrestricta el derecho a la vida y la seguridad” de las personas y no se lastime a inocentes, señaló el presidente de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva. Entrevistado en el Museo Nacional de Antropología, donde participó en la firma de un convenio con la Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica, el ombudsman también dijo que ya tienen identificado el convoy del Ejército que disparó contra dos personas en Antúnez, municipio de Apatzingán, durante el desarme de los grupos de autodefensa, la noche del pasado lunes 13. Explicó que las dos personas que murieron fueron víctimas de disparos de arma de fuego en el pecho y en la boca, realizados por elementos del Ejército, pero hasta el momento, agregó, no se ha encontrado ni el cuerpo ni a la familia de la menor de edad que presuntamente habría fallecido en esos mismos hechos. Luego de subrayar que nadie puede estar por encima de la ley, pues las autoridades –dijo– son las únicas autorizadas para realizar tareas de seguridad pública, el presidente de la CNDH llamó a solucionar la crisis de inseguridad en Michoacán, no sólo a través de los operativos policiacos o militares, sino con una estrategia de desarrollo económico y reconstrucción del tejido social. Además, consideró que el fenómeno de los grupos de autodefensa en esa entidad es diferente al de Guerrero, donde los colectivos de ciudadanos armados tienen un arsenal menos poderoso, no han tomado municipios y viven en un estado de mayor pobreza y olvido institucional, puntualizó. En Apatzingán y Uruapan, las fuerzas federales desarmaron ayer a los policías municipales y los acuartelaron. En Nueva Italia, luego de un diálogo de cuatro horas con la población y guardias comunitarias, acordaron que éstas coadyuvarán con la Policía Federal en las labores de vigilancia, pero sin portar armas de fuego. El acuerdo se logró luego de una reunión privada en el ayuntamiento entre mandos de la corporación, el alcalde de Múgica, Casimiro Quezada, y representantes de los habitantes de esa demarcación.

Comentarios