Exige el PRD se aclare el papel de Naranjo en la crisis de Michoacán

jueves, 16 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario general del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandro Sánchez Camacho, exigió que se investigue cuál fue la influencia del general Oscar Naranjo, el asesor colombiano en materia de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto, en la estrategia antiviolencia michoacana. El perredista acusó al colombiano de haber alentado la creación de las autodefensas en Michoacán, cuyas acciones derivaron en enfrentamientos armados con el crimen organizado y policías federales, con el costo de vidas humanas. La participación del general colombiano, de comprobarse, ameritaría su expulsión del país por inmiscuirse en asuntos nacionales, planteó. “Esta receta para erradicar cárteles de la delincuencia organizada fue puesta en práctica en Colombia para enfrentar al Cártel de Medellín, y de esa manera lograr la captura y muerte del legendario narcotraficante Pablo Escobar Gaviria”, recordó. Sánchez Camacho añadió que “es muy sospechoso que tras el arribo del asesor colombiano al país hayan surgido este tipo de grupos de autodefensa. Habría que saber qué tanto el gobierno no sólo ha tolerado sino apoyado y financiado a estos grupos de autodefensa y si hay empresarios que los apoyen y quiénes son”. También comentó que hasta donde se conoce, el asesor externo en seguridad nacional de Peña Nieto sabe mucho de la creación de grupos armados, incluso, implementó las mismas tácticas en Colombia, que lo único que generaron fueron cuerpos paramilitares. “La estrategia instrumentada en Michoacán ha sido equívoca y fallida, urge virar y garantizar, ante todo, la seguridad de los pobladores del estado, y encontrar una solución de fondo al problema de seguridad. La gobernabilidad en la entidad debe ser restablecida cuanto antes. No más violencia, no más muertos”, expresó. No obstante, otorgó el beneficio de la duda, con sus reservas, al recién nombrado comisionado nacional para Michoacán, Alfredo Castillo, quien fue procurador mexiquense durante el escándalo de la niña Paulette, cuya actuación generó amplia polémica. Por su lado, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, consideró que el nombramiento de Alfredo Castillo como comisionado para Seguridad y Desarrollo Integral en Michoacán responde a la cercanía del político mexiquense con el presidente Enrique Peña Nieto. “Será una suerte de virrey con plenos poderes”, una figura sin contrapeso que le va rendir cuentas solamente al presidente de la República, puntualizó en conferencia de prensa. Añadió: “Si Peña Nieto lo designó mediante un decreto, ¿le va a rendir cuentas al Congreso de la Unión? ¿Le va a rendir cuentas al Congreso local? ¿A quién le va rendir cuentas? Será una suerte de virrey con plenos poderes sin ningún contrapeso, sin ninguna responsabilidad legal ante ninguno de los poderes establecidos. Eso es la autocracia”, subrayó. Zambrano pidió que ante la urgente tarea del restablecimiento de la paz en Michoacán, Peña Nieto debe aclarar el nombramiento del extitular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), pues “el PRI y el gobierno de la República, solos, no lo van a poder lograr”.

Comentarios