Falla juez a favor de empleados de empresa alemana acusada de enviar armas a México

jueves, 16 de enero de 2014
BERLÍN, (apro).- Las investigaciones sobre el presunto envío ilegal de armamento a Guerrero, Chiapas, Chihuahua y Jalisco –estados mexicanos donde los conflictos armados han provocado la violación de derechos humanos– tuvieron un gran avance, luego de que un tribunal falló a favor de dos empleados de la empresa alemana Heckler & Koch, que los despidió en abril de 2013 al considerarlos responsables del negocio. El tribunal laboral de la ciudad de Freiburg, en Alemania, determinó ayer que el despido de Axel H. y Marianne B., acusados de autorizar la entrega a México de los fusiles de asalto tipo G-36, fue ilegal. La decisión del juez Matthías Mohn –dada a conocer en dos escuetos comunicados de prensa– ejerce sin duda mayor presión a la demanda que existe para llevar a juicio al consorcio productor y comercializador de armas por la venta ilegal a México. En abril pasado, la propia compañía reconoció la venta no autorizada de fusiles G-36 a estados mexicanos vetados por las autoridades alemanas, pero culpó de ello a dos trabajadores, quienes –argumentó– actuaron de manera independiente y sin autorización del consorcio. Los dos empleados, con más de 20 años trabajando para Heckler & Koch, negaron esa versión y demandaron a la compañía, que según el dictamen de la corte laboral no hizo lo suficiente para probar sus sospechas sobre los trabajadores Durante el juicio que se realizó en diciembre pasado en el tribunal laboral de Freiburg, Axel H. y Marianne B. aseguraron que la venta de armas se realizó con el conocimiento de la gerencia de la empresa, y revelaron supuestos detalles de la operación. Dijeron que un representante de la empresa en México fue quien consiguió documentos maquillados que posteriormente fueron presentados ante la Oficina Federal de Exportación alemana para realizar la transacción del armamento. Si bien la decisión tomada por el juez Mohn es meramente de tipo laboral, también puede ser un elemento a considerar por parte de la Fiscalía de Stuttgart, que desde hace más tres años recaba pruebas que le permitan llevar a la corte a Heckler & Koch. "El fallo de ayer es una prueba más de que la empresa sí realizó la venta ilegal de armas a México. Ante la enorme presión que hay y las evidencias, intentaron culpar a dos empleados, pero no les funcionó. Ojalá la fiscalía de Stuttgart considere este fallo a fin de presentar, ahora sí, un proceso en contra de Heckler & Koch", declaró a Apro Wolf-Dieter Vogel, periodista y especialista en el tema y quien desde hace años busca probar la responsabilidad de la armamentista alemana.

Comentarios