Acapulco, tercer lugar de las 50 ciudades más violentas del mundo: Consejo Ciudadano

sábado, 18 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Acapulco ocupa el tercer lugar entre las 50 ciudades más violentas del mundo, con tasas de 134 y 113 homicidios por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, una organización mexicana no gubernamental. En tanto que la localidad hondureña de San Pedro Sula ocupó por tercer año consecutivo el liderato del ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo, con una tasa de 187 homicidios por cada 100 mil habitantes. El segundo lugar corresponde a Caracas, Venezuela. Por otro lado, Ciudad Juárez, Chihuahua siguió reduciendo su incidencia de homicidios y si había estado en primer lugar mundial en 2008, 2009 y 2010, en 2011 en la segunda posición, en 2012 en la 19, ahora ocupa la posición número 37. Otras ciudades mexicanas que figuran en la lista son: Culiacán, Torreón, Chihuahua, Victoria, Nuevo Laredo, Cuernavaca y Tijuana. Según el Consejo Ciudadano, al ranking de 2013 ingresaron las ciudades brasileñas de Campina Grande, Natal y Aracaju y la colombiana de Palmira. Asimismo reingresó Tijuana, que había figurado entre 2008 y 2010 y no estuvo en los rankings de 2011 y 2012. En contraste, del ranking salieron las siguientes localidades que figuraron en 2012: Brasilia y Curitiba de Brasil, Barranquilla de Colombia, Oakland de Estados Unidos y Monterrey de México. Todas estas ciudades tuvieron tasas inferiores a la del lugar 50 (Valencia, Venezuela con 30.04 homicidios por cada 100 mil habitantes). La gran mayoría de las 50 ciudades más violentas del mundo se ubican en el continente americano (46) y en particular en América Latina (41 urbes). Lo anterior confirma lo que revelan diversos estudios globales por país: que la violencia homicida en América Latina presenta una incidencia muy por encima de la media mundial. Los países latinoamericanos con el mayor problema de violencia son Honduras, Venezuela, Guatemala, El Salvador, México y Brasil. El Consejo destaca que el proceso más exitoso y encomiable en la reducción de la violencia es el de Colombia. Resulta especialmente meritorio que desde hace 11 años siga bajando la incidencia de homicidios y otros delitos violentos, debido a la cada vez mayor eficacia de la policía y no como resultado de la negociación con criminales (como es el caso de El Salvador). Agrega que el mayor obstáculo que un esfuerzo de investigación como el que representa el ranking, es la falta de transparencia de los gobiernos de varios de los países. Peor aún es la práctica de falsificar cifras que realizan gobernantes de algunas naciones, específicamente de México y Venezuela. En México en teoría hay transparencia informativa, para lo cual se hace pública mes por mes la estadística de incidencia criminal, desglosada en decenas de tipos penales y con grado de desagregación estatal y, desde 2011, municipal. El problema es que los gobiernos de no pocas entidades federativas falsifican las cifras, para simular una incidencia criminal inferior a la real. Esta falsificación se constata cuando se cotejan las cifras de homicidios (y otros delitos) que los gobiernos locales reportan con las que genera el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las cuales son más abultadas y resultan de un ejercicio más profesional y honesto, afirma el Consejo Ciudadano. “Al respecto, cabe citar a manera de ejemplo los casos más escandalosos de discrepancia, que evidencian la manipulación de cifras y que tienen relación directa con el ranking, los cuales corresponden a los estados de Tamaulipas, Coahuila y Chihuahua. Los datos son 2012, pues el INEGI hasta mediados de 2014 dará a conocer sus cifras preliminares de 2013”. El organismo señala que el caso más escandaloso de falsificación de cifras es el de Nuevo Laredo, Tamaulipas. El gobierno del estado reportó 288 homicidios en 2012. Con esa cifra y una tasa de 72.85 homicidios por cada 100 mil habitantes, se ubicó en el octavo lugar del ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo. Pero el INEGI registró 544 homicidios, es decir, un 88.89% más. Eso significa que la tasa de Nuevo Laredo en realidad fue 137.61 homicidios por cada 100 mil habitantes, con lo cual el lugar que le habría correspondido en el ranking sería el tercero mundial. El segundo caso de falsificación de cifras, según el Consejo, se refiere al municipio de Torreón, Coahuila. El gobierno local reportó al SE-SNSP un total de 462 homicidios en 2012, cuando que el INEGI registró 792, es decir, un 71.43% más.

Comentarios