Confirman "levantón" de policías en Iguala; regresan torturados

lunes, 20 de enero de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Los cinco policías municipales de Pungarabato, que desaparecieron el viernes 17 en Iguala, fueron “levantados” por un grupo armado que los interceptó y retuvo durante tres días, hasta liberarlos esta madrugada golpeados y torturados, confirmó el director de Seguridad Pública de ese municipio, Alfredo Cruz Valencia. Entrevistado por Apro, adelantó que ante la falta de garantías, el alcalde priista Reynel Rodríguez Muñoz decidió que ya no enviará a sus policías a los cursos de capacitación que imparte la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil estatal (SSPyPC) en las instalaciones del Instituto de Formación y Capacitación Policial (Infocap) en esta capital. Cruz Valencia reprochó la postura del gobierno de Ángel Aguirre que, a través de un comunicado oficial, minimizó el hecho al calificarlo como “supuesta desaparición” y al afirmar que los cinco uniformados “nunca fueron levantados, detenidos o secuestrados”. Por el contrario, detalló que el viernes 17 de enero sus elementos –Pedro Urieta García, Pedro Olea Basilio, Héctor Mendoza Rivera, Juan Antonio Gómez Hernández y Ezequiel Alejandro Nequis Vázquez– fueron interceptados por un grupo armado a la altura del poblado turístico de Ahuhuepan, ubicado a 10 minutos de Iguala, sobre la carretera federal que conecta la zona norte con la región de Tierra Caliente. Paradójicamente, en este punto se localiza un puesto de revisión de las policías estatal y municipal de Iguala. Enseguida, los elementos de Pungarabato fueron sometidos y amordazados. Después de hora y media de recorrido, llegaron a un punto que no pudieron identificar porque iban cubiertos del rostro, especificó el jefe policiaco de Pungarabato. Ahí fueron torturados durante tres días hasta que los liberaron de la misma forma como los “levantaron”, es decir, sin explicación alguna, dijo. “Estoy sorprendido por la postura del gobierno estatal que afirma que no pasó nada. No sé de dónde sacaron esa información cuando los policías municipales declararon lo contrario ante el Ministerio Público del fuero común”, reprochó Cruz Valencia. Exigió a las autoridades estatales que expliquen entonces, dónde estuvieron estos días los policías que fueron “levantados” desde el viernes 17 por la tarde en Iguala. El funcionario anunció que no enviarán a más policías a capacitarse a Chilpancingo, por su propia seguridad y exigió que los instructores del Infocap se trasladen a las regiones para formar a los policías municipales. “Entendemos que nos están obligando a enviar a los elementos a Chilpancingo porque a los instructores les da miedo venir a las regiones, pero al gobierno estatal le sale más barato utilizar los cuarteles regionales como centros de formación que poner en riesgo a los policías porque no hay garantías para transitar en la entidad”, remató el jefe policiaco. Los hechos El sábado 18 de enero, familiares denunciaron que un día antes, el viernes 17, desaparecieron cinco policías de Pungarabato cuando regresaban de la ciudad de Chilpancingo, a donde acudieron a un curso de la Secretaria de Seguridad Pública y Protección Civil estatal (SSPyPC), como lo reportó Apro. Uno de los oficiales se comunicó vía telefónica con su esposa para informarle que estaban llegando a Iguala y que debían colgar porque iban a pasar por un reten policiaco. Esa fue la última comunicación que tuvieron con sus familiares. Después ya no se supo más de ellos, indicaron a Apro fuentes oficiales que pidieron el anonimato. Al respecto, el gobierno de Ángel Aguirre informó que después de la denuncia de los familiares, se implementó un operativo de búsqueda hasta el domingo 19, es decir, dos días después de la desaparición. El comunicado oficial precisó que policías estatales resguardaron al director de la policía de Pungarabato, Napoleón Hernández Gómez, quien se trasladó a Iguala con siete escoltas para preguntar sobre el paradero de sus elementos. Las autoridades municipales de Iguala negaron haber detenido a los policías; dijeron que implementaron un operativo de búsqueda en el área donde se instaló el retén policiaco y se reportó la supuesta detención. Este lunes, cerca de las 06:00 horas, los cinco regresaron a Ciudad Altamirano, cabecera municipal de Pungarabato, a bordo de un vehículo compacto, propiedad de uno de los uniformados, de acuerdo con la versión de familiares. Dijeron que presentaban golpes y quemaduras en diferentes partes del cuerpo, presuntamente huellas de tortura, por lo que fueron internados en el hospital regional de Coyuca de Catalán en la región de Tierra Caliente. Al respecto, el gobierno estatal emitió otro comunicado donde confirmó la aparición con vida de los uniformados pero rechazó que hayan sido “levantados, detenidos o secuestrados”. No obstante, la administración de Ángel Aguirre Rivero no explicó qué sucedió durante estos tres días en que los municipales estuvieron desaparecidos. Tampoco informó que eran atendidos en el hospital estatal de Coyuca de Catalán.  

Comentarios