Denuncian que alcalde de Chilpancingo presiona a comisarios que apoyan a autodefensas

domingo, 26 de enero de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- "Si nos vamos a morir, será por una causa justa", dijo el comisario de la comunidad de Mohoneras, Leonel Rodríguez, durante la marcha realizada en el Valle de El Ocotito donde pobladores manifestaron su apoyo a la autodefensa que asumió el control de la zona ante la indolencia gubernamental frente a la ola delictiva que azota a la sociedad. Leonel Rodríguez fue la única autoridad que se presentó en la manifestación realizada esta tarde en la zona rural de este municipio y exhortó a los siete comisarios de los poblados que conforman el valle de El Ocotito, a dejar el miedo y confrontar directamente a la delincuencia. El comisario lamentó que las autoridades hayan dejado a la población a merced de la delincuencia. Recordó que desde hace cuatro meses se retiraron los policías municipales y la zona quedó bajo el control absoluto de una banda delincuencial que tiene su bastión en esta capital. Dijo que sólo en diciembre hubo presencia del Ejército en la zona pero fue sólo para brindar seguridad a los paseantes que visitan el puerto de Acapulco durante la temporada vacacional. El comisario dijo en entrevista que a partir del ingreso del grupo de autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), los comisarios se encuentran en medio de las amenazas de los delincuentes y las autoridades municipales. Por su parte, uno de los ocho comisarios de las comunidades del valle de El Ocotito, presentó su renuncia al cargo durante una reunión donde el presidente municipal de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, los exhortó a deslindarse del grupo de autodefensa y adherirse al esquema de la Policía Rural que impulsa el gobierno estatal. Incluso, la convocatoria del edil priista, señalado por sus presuntos nexos con la delincuencia, no tuvo repercusión entre las autoridades de la zona porque sólo acudieron cuatro comisarios, informaron fuentes oficiales que pidieron el anonimato. El encuentro se realizó ayer en una bodega del Parque Industrial del valle de El Ocotito y tuvo como propósito desactivar el apoyo de las autoridades locales al grupo de la autodefensa de la UPOEG,  que irrumpieron este jueves para asumir la seguridad ante la criminal indolencia gubernamental frente a la ola de secuestros, asesinatos y extorsiones. En la reunión, Moreno Arcos convocó a los comisarios de Julián Blanco (Dos Caminos); Cajelitos; Carrizal de la vía y El Ocotito, a incorporarse al programa gubernamental denominado Policía Rural y deslindarse públicamente del grupo de autodefensa de la UPOEG. Ello a pesar de que la policía rural impulsada por el gobernador Ángel Aguirre Rivero aún no opera simplemente porque el Ejecutivo no ha elaborado el reglamento. En respuesta, el comisario de Julián Blanco presentó su renuncia al cargo y el edil priista se la rechazó, indicaron las mismas fuentes. La reunión concluyó sin acuerdos y los comisarios se retiraron del lugar sin acceder a la solicitud de Moreno Arcos, quien les informó que en esta semana los buscarían autoridades estatales para plantearles la misma propuesta, señalaron las fuentes consultadas. A pesar de las presiones del edil priista, este domingo se realizó una marcha donde miles de habitantes de la zona manifestaron su apoyo a los grupos de autodefensa que asumieron el control de la seguridad en las ocho comunidades donde se desplegaron al menos dos mil campesinos armados con rifles y escopetas.

Comentarios