"Ponen orden o nos sumamos a los autodefensas", amagan empresarios de Chilpancingo

lunes, 27 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- "Restablecen el orden o apoyaremos el ingreso de la autodefensa a la capital de la entidad", advirtieron empresarios y comerciantes a las autoridades gubernamentales. Mientras los representas del sector productivo de la ciudad de Chilpancingo lanzaban el ultimátum al gobierno, pobladores del valle de El Ocotito se declararon en alerta máxima ante una posible incursión militar para desarmar al grupo de guardias comunitarios de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG). El sobrevuelo de un helicóptero de la Marina y el recorrido por tierra de militares provocó que al menos un millar de hombres, mujeres y niños se congregaran en el poblado de El Ocotito para defender a los guardias comunitarios que llegaron hace cuatro días para asumir la seguridad en esta zona colapsada por la delincuencia que operaba impunemente bajo el manto protector de las autoridades gubernamentales. Los ejercicios castrenses en el valle de El Ocotito fueron interpretados por los pobladores como un acto de hostigamiento y advirtieron que van a defender con su vida al grupo de autodefensa de la UPOEG. En este sentido, reprocharon la actitud de las autoridades que en lugar de atacar a los delincuentes se enfoca en hostigar a los ciudadanos que deciden defender su vida y patrimonio. "El movimiento del valle de El Ocotito no es como la gripa que se quita en tres días; llegó como la diabetes para quedarse para toda la vida", lanzó un dirigente comunitario de la zona. Cuatro delincuentes tienen secuestrada la capital: empresarios Por su parte en la capital, los representantes del sector productivo destacaron que el grupo de guardias comunitarios adheridos a la UPOEG, regresaron la seguridad y tranquilidad a los habitantes de las ocho comunidades del municipio de Chilpancingo que conforman el valle de El Ocotito. "La autodefensa hizo lo que las autoridades no han podido hacer en varios años", expresó el exdirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en la región centro de la entidad, Víctor Martínez Toledo. El empresario del giro de abarrotes y conocido militante del PRI, lanzó un enérgico reproche a las autoridades de los tres niveles: "No es posible que cuatro delincuentes tengan sometido a todo un pueblo y que el gobierno no haga nada", expresó en referencia a la banda delictiva denominada Los Rojos, un remanente del extinto cartel de los Beltrán Leyva que se afincó en esta capital y tiene presencia en la zona de la Sierra, así como en la región Centro y Montaña de la entidad. Lo anterior, durante una conferencia donde comerciantes y empresarios capitalinos le dieron "la bienvenida" al activista indígena líder de la UPOEG, Bruno Plácido Valerio. En la reunión, el dirigente de comerciantes en la capital, Pioquinto Damián Huato dijo que es la última oportunidad que tienen las autoridades gubernamentales para revertir la ola de violencia que tiene asfixiada a la sociedad y colapsado el sector productivo. "Solamente queremos vivir en paz", expresó Damián Huato, quien advirtió que los empresarios están a un paso de sumarse al movimiento de autodefensa y solicitar el apoyo de la guardia comunitaria de la UPOEG para "poner orden en Chilpancingo". Por su parte, Bruno Plácido señaló que la guardia comunitaria de la UPOEG va a permanecer en el valle de El Ocotito y si los ciudadanos de la capital lo deciden, van a entrar a la capital guerrerense. "Se trata de regresar a los ciudadanos la dignidad arrebatada por la delincuencia y las autoridades, que son responsable del ambiente de terror que se vive en la entidad", indicó el activista indígena que llegó a la capital de la entidad considerada como la cueva del grupo delincuencial denominada Los Rojos.

Comentarios