Espera asilo en EU empresario al que le amputaron los pies por no pagar 'cuota'

miércoles, 8 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Panistas que respaldaron la guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón y priistas que apoyan la misma estrategia de Enrique Peña Nieto, denominada “Por un México en paz”, avalaron exhortar al gobierno federal para que pida a Estados Unidos que agilice la solicitud de asilo político del empresario Carlos Gutiérrez. Al hacer la propuesta, la senadora Luisa María Calderón, hermana del expresidente Felipe Calderón, detalló que en 2009 el empresario de Chihuahua fue secuestrado por un grupo criminal que le amputó los dos pies, debido a que se negó a pagar derecho de piso. La legisladora reveló que integrantes del crimen organizado exigían a Gutiérrez 10 mil dólares por mes, pero no aclaró si ese dinero se pagó por algún tiempo o si desde un inicio se rechazó el pago. El caso fue calificado como de “baja intensidad”, por lo que el empresario aún se encuentra en espera de una respuesta. Luisa María Calderón manifestó que con unas prótesis el chihuahuense recorrió más de mil kilómetros durante dos semanas entre El Paso y la ciudad de Austin, Texas, para llamar la atención sobre la situación que viven centenares de personas por causa de la violencia y el crimen organizado. El asunto, respaldado por todos los partidos políticos, al considerarlo un asunto humanitario y porque todo ciudadano tiene derecho a vivir en paz, sirvió para que tanto el PRD como Movimiento Ciudadano (MC) centraran su atención en el tema de fondo: la estrategia de seguridad implementada en el sexenio pasado y mantenida por el actual gobierno. Antes, la senadora panista enumeró apellidos de familias que han solicitado refugio debido al clima de inseguridad que viven, incluso reveló que en Michoacán cinco mil personas “han solicitado cartas para pedir asilo”. Son cientos o miles de mexicanos que están en esta situación, dijo, en un intento por lograr el respaldo de los demás partidos, que finalmente lo dieron. El perredista Javier Orihuela, originario de Morelos –una de las entidades con más secuestros en el país–, llamó la atención a la senadora y le aclaró que no es lo mismo asilados que desplazados o refugiados. Señaló que la situación que vivió el empresario de Chihuahua lo han vivido otras personas que no tienen los medios para irse del país. Es gente desplazada de su lugar de origen que huye de su localidad debido a la presencia del crimen organizado, apuntó. “Es triste reconocer esto y pedir a otro país que agilice un trámite de asilo político, es triste que el Estado mexicano no sea capaz de proteger la vida de sus ciudadanos”, agregó el morelense, luego de lo cual expresó que con la guerra contra el narcotráfico emprendida por el gobierno calderonista fue cuando aumentaron los secuestros y se asesinó y desplazó a miles de personas. Una estrategia contra el crimen organizado que no dio resultado y que mantiene el actual régimen. El priista Enrique Cárdenas, de Tamaulipas, aceptó que “ante el clima de inseguridad y violencia que se vive, hay mucha gente que quiere salir del país por el horror…”. En su oportunidad, el senador del PRD, Zoe Robledo, manifestó que la decisión de exhorto da pie para hablar no solo de la errónea estrategia contra la inseguridad, sino también para reconocer que en México hay miles de desplazados que oficialmente no existen, no están contabilizados. Con cifras de agrupaciones internacionales que han visitado México, reveló que existen por lo menos 250 mil desplazados “producto de esta insensata guerra”. “El Estado Mexicano no ha podido cumplir una de sus principales obligaciones: dar seguridad a sus ciudadanos”, expresó el senador, y añadió: “Son los grandes invisibles de Felipe Calderón y por eso no tenemos ninguna cifra, pero los tenemos en Chiapas, en Michoacán, en Guerrero y otros lugares”. Luego soltó: “Me preocupa que legisladores tan cercanos a la administración pasada no sepan distinguir entre desplazados, asilados y refugiados. Y el desplazado debe ser atendido por el Estado mexicano”. Por alusión, la senadora y hermana de Calderón subió a tribuna para aclarar que efectivamente hay una diferencia entre asilado y desplazado, pero el problema de los desplazados, dijo, lo vivimos y es difícil contabilizar. “También es fácil decir: los otros no hicieron nada, los otros… y en Michoacán también hay desplazados y fue gobernado por el PRD”, asestó. Prosiguió: “Es bien irresponsable decir ‘los otros no la hicieron’, pero no hay generación espontánea ni se trata de un personaje en especial. Aquí lo que hay es un problema y genera desplazados. Tenemos que asumir también nosotros como funcionarios públicos qué somos y dejar atrás aquello de que otros dejaron de hacer, otros fueron cómplices”. Ricardo Mejía Berdeja, coordinador de MC, subió a tribuna y aplaudió la valentía con que Luisa María Calderón defendió su posición, tan difícil por ser hermana del expresidente, que fue quien inició la guerra contra el narcotráfico, precisamente en el estado de Michoacán. “El caso es gravísimo (pedir el exhorto para que Estados Unidos agilice la respuesta de asilo), y eso evidencia el colapso de la seguridad pública en México. Más allá del caso de Carlos Gutiérrez, que respaldamos, hay que ver que existen miles de desplazados”, apuntó Mejía Berdeja. En lugar de atender las causas sociales, el gobierno de Calderón y ahora el de Peña Nieto, agregó el diputado, establecieron una estrategia policiaca y represiva. “No podemos dejar de decir que todo esto de los desplazados y asilados es producto de un modelo fallido de combate al crimen organizado, de falta de expectativas para los jóvenes y la gran inseguridad que se vive”. Luego del reconocimiento de la violencia que existe en el país, por unanimidad se aprobó el exhorto para pedir al gobierno de Peña que solicite a Estados Unidos el asilo para un mexicano perseguido por el crimen organizado en México.  

Comentarios