Reformas no son "solución definitiva", advierte Coparmex

miércoles, 8 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Las reformas estructurales no son “la solución definitiva” para el crecimiento económico del país, debido a que existen rezagos en la productividad nacional que no han sido resueltos, advirtió la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). Al dar su mensaje semanal, el organismo presidido por Juan Pablo Castañón señaló que “las reformas por sí mismas no son la solución definitiva, sino la precondición para lograr ese propósito. Son sólo la plataforma desde la cual nosotros tenemos que despuntar y crecer como país”. De acuerdo con el gobierno federal, con la aprobación de las llamadas “reformas estructurales” (laboral, educativa, financiera, hacendaria y energética) México ha iniciado una nueva etapa de crecimiento sostenido e incluyente, con el que se espera sobrepasar limitaciones de productividad y oportunidades, para que todos los mexicanos puedan contar con mejores niveles de bienestar. Sin embargo, en un comunicado, la Coparmex sostuvo que para elevar la productividad es necesario armonizar un conjunto de elementos, como la innovación –mediante el aprovechamiento de nuevas tecnologías—, crear encadenamientos productivos y generar economías de escala, a través de una mejor coordinación en los tres órdenes de gobierno a fin de impulsar regiones altamente productivas. Actualmente, el país pasa por una etapa de improductividad que se explica por la escasez de crédito eficiente, rigidez en el mercado laboral; falta de competencia en sectores clave, como energía o telecomunicaciones; baja calidad educativa, sobre todo falta de vinculación escuela-empresa; insuficiente inversión en infraestructura, así como sobrerregulación económica y debilidades institucionales. Según el sector patronal, la productividad genera desigualdades sociales a escala regional, por ejemplo, la productividad laboral es dos veces más alta en los 10 estados más productivos que en los 10 más rezagados. “En los 10 estados menos productivos, 70% de la población se ubica en la informalidad laboral y casi 60% vive en la pobreza. Por si fuera poco, la riqueza por habitante en esas entidades creció apenas una tercera parte del promedio nacional. “Está claro que la productividad es el motor social para el desarrollo, en nuestro país y en cualquier otro país”, afirmó la Coparmex. De hecho, aclaró que existen municipios que no están encadenados productivamente, que producen casi lo mismo que en el siglo XIX y que por sus niveles de pobreza, falta de oportunidades y el clima de violencia que se vive en muchos de ellos, pareciera que son inviables o por lo menos poco propicios para el desarrollo. “Esto explica por qué hay municipios con menos de 1% de pobreza extrema y otros municipios con casi 90% de sus habitantes viviendo en esa condición de pobreza extrema”, señaló. El organismo presidido por Castañón sentenció que “sólo en la medida en que se mejoren la productividad y la articulación regional para crear conglomerados económicos, seremos capaces de generar mayor desarrollo y riqueza para esas comunidades y así para todo el país”. La propuesta del sector empresarial es impulsar los nuevos motores del crecimiento en México, como los conglomerados de petroquímica secundaria, que pueden florecer con la reforma energética, los clusters de biotecnología, el sector automotriz y aeroespacial o de turismo de negocios.  

Comentarios