En Tlatlaya, militares mataron a ocho cuando ya no había enfrentamiento: PGR

viernes, 10 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, dijo que los militares implicados en la muerte de 22 personas en Tlatlaya, Estado de México, usaron las armas de los presuntos delincuentes para abatir a ocho de ellos. Entrevistado por la periodista Carmen Aristegui, Murillo Karam detalló que de acuerdo con las investigaciones, de las 22 personas muertas en ese lugar, ocho fueron acribilladas "cuando ya no había enfrentamiento". El titular de la PGR evitó mencionar la palabra ajusticiamiento. "Descubrimos después que fueron muertos con las armas de los propios muertos que estaban ya en el lugar, o sea, cuando les disparan, les disparan con las armas de los muertos. Eso hacía que las armas tampoco aparecieran en el lugar que lógicamente y conforme a las trayectorias dieran. Estos son los elementos que nos dan la posibilidad de poderlos consignar (a los militares) como lo hicimos, por homicidio", declaró. Murillo explicó que en el enfrentamiento hubo dos momentos, lo que coincide con lo que declaró la testigo identificada como 'Julia' en el reportaje de la revista Esquire publicado simultáneamente por el portal de Proceso. "Tuvimos que reconstruir todos los hechos y encontramos, y coincide totalmente con lo que dice no nada más ella (Julia), sino las tres que están sobreviviendo, en el sentido que hubo dos episodios de balazos, yo no podría decirte que se rindieron, porque no fue exactamente eso, pero ya no había enfrentamiento", explicó. Dijo que en el caso de ocho presuntos secuestradores, las balas que tenían no pertenecían a las armas del Ejército y "eso nos confundía mucho, fue lo que más nos tardó en poder resolver". El jueves 25 de septiembre, ocho militares fueron sujetos a proceso en la justicia castrense y tres de ellos deberán enfrentar cargos por homicidio y otros delitos. Después de callar durante casi tres meses, la administración de Enrique Peña Nieto reaccionó cuando a partir de un reportaje de la revista Esquire, difundido de manera simultánea el miércoles 17 en la página electrónica de ese medio y en la de Proceso, se difundió el testimonio de una sobreviviente (Julia) quien contó que 21 personas habías sido ejecutadas por militares. Dicha revelación provocó que el gobierno de Estados Unidos exigiera a las autoridades mexicanas una “explicación creíble” acerca de la matanza y sólo entonces la Secretaría de la Defensa y la PGR se declararon “dispuestas” a investigar.

Comentarios