Peña y Coldwell tiran 3 mil 500 mdp con cancelación de refinería en Hidalgo: AMLO

domingo, 12 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Andrés Manuel López Obrador denunció que con la determinación de Enrique Peña Nieto y Pedro Joaquín Coldwell –secretario de Energía del gobierno federal–, de cancelar la construcción de la refinería Tula, Hidalgo, se tirarán por la borda 3 mil 500 millones de pesos que se gastaron para la edificación de la barda perimetral que protege el terreno donde se llevaría a cabo la obra. Tanto en la asamblea informativa en San Juanito de Escobedo, Jalisco, como en su cuenta de Facebook, el excandidato presidencial recordó que el 8 de octubre de 2008, el panista Felipe Calderón, para salir del paso, anunció la construcción de una nueva refinería en la entidad hidalguense. A lo que seis días después, López Obrador rememoró que declaró que terminaría el sexenio de Calderón Hinojosa “y no iba a pegar un solo ladrillo”. Actualmente, detalló, sólo se ha construido la barda perimetral y ya se frenó la construcción de la refinería por instrucciones de Peña y Codwell y eso es muestra sólo de que “sigue el despilfarro y la corrupción”. En Facebook, también publicó que “desde la Expropiación Petrolera de 1938 hasta 1976, no se vendió petróleo al extranjero y México creció al 6% anual, ahora exportamos petróleo y compramos más de la mitad de la gasolina que consumimos porque en 34 años no se ha construido una nueva refinería en el país, por el negocio de políticos y empresarios corruptos en la importación de combustibles”. Al informar que el principal problema de México es la corrupción, el presidente del Consejo Nacional del partido Morena puso otro ejemplo que el gobierno federal, –la Secretaría de Salud, el ISSSTE y el IMSS— compran a precios elevadísimos los medicamentos, venden las medicinas quienes no tienen laboratorios, sino los dueños de comunicación ganan los contratos. Expuso que un medicamento para controlar la diabetes se vende en el país hasta 10 veces más de lo que vale, pero si se termina con los actos de corrupción en el sector salud, habría ahorros y se podría dar la medicina gratis a los pacientes que sufren dicha enfermedad. Y por si fuera —prosiguió— los servidores públicos de alto rango llevan a cabo compras onerosas como es el caso del “pequeño faraón” Enrique Peña que se compró un avión de 7 mil 500 millones de pesos, además gastó mil millones de pesos para la ampliación del hangar presidencial y si se agrega el mantenimiento, son alrededor de 10 mil millones de pesos. Dio a conocer que el jueves pasado llegó el nuevo avión modelo Boeing Dreamliner 787, a la base militar Santa Lucía cerca de la Ciudad de México y en uso de sus derechos ciudadanos solicitará al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) la información sobre la compra de la aeronave TP-01. Agregó que requerirá que le permitan subir al avión para tomar fotografías, video del interior del “Palacio de los cielos” del corrupto de Peña Nieto y mostrárselo al pueblo de México. Sin embargo sólo estuvo la aeronave cuatro horas para supuestamente un trámite, pero por la protesta que hicieron los ciudadanos en las redes sociales tuvo que regresar a Estados Unidos. Manifestó que el viernes en su cuenta de Facebook pidió que “ojalá y no regresara nunca, que se lo vendan a un multimillonario estadounidense, ruso o a un poderoso jeque árabe, así nos ahorraríamos alrededor de 10 mil millones de pesos y no se ofendería tanto al pueblo de México”.

Comentarios