Pide Lona Reyes a obispos del país repudiar violencia en Guerrero

martes, 14 de octubre de 2014
OAXACA, Oax. (apro).- El obispo emérito Arturo Lona Reyes pidió al obispado del país realizar jornadas de oración luego de la masacre en Iguala, Guerrero, y debido a que “este problema de la violencia nos está rebasando”. En una carta enviada al obispo de Saltillo, Raúl Vera López, Lona Reyes exterioriza esta preocupación, y advierte que “no debemos nunca aceptar la violencia como solución al problema, que más bien ésta sea un camino de paz, fruto de la justicia y el amor”. El obispo emérito de Tehuantepec, quien formó parte de la región Pacífico Sur junto con Samuel Ruiz y Bartolomé Carrasco Briseño, deploró la masacre de estudiantes en Iguala y la desaparición de otros 43 normalistas de Ayotzinapa. Es por ello que recordó el pensamiento de Martin Luther King en la voz de Javier Sicilia, quien lucha por la paz con justicia y dignidad, acerca de que “no me preocupa el grito de los violentos, sino el silencio de los buenos”. También consideró que estos tristes acontecimientos hoy fueron en Guerrero, pero antes estuvieron Michoacán, Tamaulipas, Morelos y Veracruz. Luego recordó el atentado al párroco de Quiechapa, Oaxaca, Francisco Phiper, misionero oblato. Lona Reyes dijo que cuando se fue a quejar con el procurador estatal, éste le decía que, “desgraciadamente, las armas de los cárteles son mucho más sofisticadas que las del Ejército”. “Me comentaba muy preocupado: ‘Hoy (recuerda que te hablo de hace 35 años, dice a Raúl Vera) es narco-economía, pero llegará el tiempo en que va a ser narco-política’, cosa que desgraciadamente se está dando hoy”. El purpurado hizo un llamado fraternal para que cese la violencia, para que haya la paz a la que Cristo nos invita. También insistió en que “hagamos una campaña de oración a escala nacional, inspirada en el amor a la Morenita del Tepeyac, quien le decía a Juan Diego cuando sufría la enfermedad de su tío: ‘No estoy aquí que soy tu madre, no estás en mi regazo y corres por mi cuenta, no soy yo acaso vida y salud, no te inquiete cosa alguna’”. Finalmente, Lona Reyes resaltó que el dirigente nacional del PRD, Carlos Navarrete, pidió perdón por haber postulado al alcalde de Iguala, José Luis Abarca, responsable de la violencia en ese municipio guerrerense, pero también dejó una pregunta al aire: “¿Qué más se hará a nivel nacional estatal y municipal?”.  

Comentarios