Caso Ayotzinapa, "una parada en el carrusel de los horrores": The Washington Post

jueves, 16 de octubre de 2014 · 11:30
WASHINGTON, (proceso.com.mx).- El diario estadunidense The Washington Post calificó de “una parada en el carrusel de los horrores” que los 28 cuerpos encontrados en fosas de Iguala no correspondan a los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y que éstos continúen sin ser hallados. “De verdad, no debe ser tomado como una sorpresa que los 28 cuerpos encontrados en las fosas a las afueras de Iguala no correspondan a ninguno de los 43 estudiantes que se manifestaron y desaparecieron hace tres semanas”, cita la nota del diario en su edición de este jueves. El periódico sostiene que los cerros que rodean a Iguala, Guerrero, son ampliamente conocidos por los lugareños como los sitios predilectos de las organizaciones criminales para abrir fosas comunes y enterrar a sus víctimas, ejecutadas en otros lugares o incluso para aniquilarlos en el mismo sitio donde serán enterrados de manera clandestina. “El anuncio que hicieron esta semana los fiscales mexicanos de que los 28 cuerpos parecen pertenecer a otras víctimas descorazonó a los familiares y compañeros de los estudiantes desaparecidos… para ellos fue un nuevo hilo de esperanza que los 43 (estudiantes) podrían estar vivos”, apuntó el artículo del rotativo estadunidense. Con la excepción del periódico The New York Times, la prensa de Estados Unidos ha dado poca cobertura al caso de los normalistas de Ayotzinapa. Sin embargo, los despachos de la prensa estadunidense han sido devastadores en sus críticas a la aparente incapacidad del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para responder a la exigencia de los familiares de los normalistas desaparecidos y de investigar a fondo el caso, capturar y castigar a los responsables. “Para el resto de México”, agrega la nota del Washington Post, “fue otra parada en el carrusel de los horrores, la profundización del sentido de que hay más fosas clandestinas en todo el país, dentro de las cuales podría estar un numero inimaginable de mexicanos que se han desvanecido. Rascando un poco la superficie de la tierra, emergen los horrendos secretos”, concluye el Washington Post.