Confesiones de campaña: Vázquez Mota, Cecilia Soto y Patricia Mercado

viernes, 3 de octubre de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- Cecilia Soto González, Patricia Mercado Castro y Josefina Vázquez Mota, excandidatas a la Presidencia de la República, coincidieron este viernes en el foro nacional de análisis político “Empoderamiento de las Mujeres”, donde revelaron los entretelones de sus respectivas campañas. Ante un auditorio repleto en el edificio Kalos de esta ciudad, las tres mujeres hablaron de los momentos históricos que les tocó vivir como aspirantes a la primera magistratura del país, cada una en diferentes procesos electorales. Soto, quien contendió por el Partido del Trabajo en los comicios de 1994, reconoció que fue la cuarta opción, después de que el consejo del organismo político buscó a otros aspirantes, entre ellos un futbolista, un boxeador y un artista, que al final no aceptaron la postulación. En un inicio, recordó, fue propuesta la actriz chiapaneca Irma Serrano, pero no se concretó. Luego dijo: “Las que están muy jóvenes no saben quién es, pero Irma Serrano tenía como mayor mérito ser la amante de Gustavo Díaz Ordaz, presidente de la República. No hay problema en tener amantes, pero ¡por favor que no sea Gustavo Díaz Ordaz!”. Después de recibir la propuesta para abanderar al PT, Soto lo pensó durante un mes y al final aceptó, movida por lo que llamó “la valentía de la ignorancia”. Ya en campaña, enfrentada al priista Ernesto Zedillo, el perredista Cuauhtémoc Cárdenas y el panista Diego Fernández, Cecilia Soto fue bautizada como “Sexilia”, por ser una candidata joven y atractiva, recordó con buen humor. La gente en la calle, dijo, la llamaba así suponiendo que con eso la halagaban. De acuerdo con la excandidata presidencial, el punto culminante de esa campaña llegó cuando el periódico La Jornada la incluyó en un cartón político en bikini, exhibiendo sus carnes. En esos días, agregó, su equipo de campaña le escamoteaba a los periódicos porque sus asesores sabían que los mensajes negativos le alteraban el ánimo y la afectaban. Una impostora que se expresó sin convicción Patricia Mercado Castro, candidata presidencial en los comicios de 2006 por Alternativa Social, reconoció que su mayor error ese año fue haber traicionado al movimiento femenil que construyó a lo largo de 10 años. Ante unas 300 mujeres reunidas en el edificio Kalos, dijo que durante la campaña se dejó convencer de que ya era “una política de altura” y eso le ocasionó una caída estrepitosa entre sus seguidores. “En el momento en que pierdo la perspectiva de seguir aliada, después de esos 10 años, con esas mujeres, y tomar decisiones con ellas, y me creo el cuento de que llegué a las ligas mayores y mis aliados son los otros señores que me acompañaron en el proceso de la candidatura, me equivoqué y caí hasta el fondo”, señaló la actual secretaria del Trabajo del Gobierno del Distrito Federal. Sobre los dos debates presidenciales en los que participó, sostuvo que antes del primero se encerró en su casa, repasó sus apuntes y seleccionó un vestido de su guardarropa. Se sintió muy cómoda con su participación. En el segundo se dejó asesorar, permitió que le impusieran un traje de diseñador y practicó con un panel de asesores varones que le dijeron qué respuestas debía dar… y se dejó dirigir. Al final reconoció que no fue ella quien habló en público, sino una impostora que se expresó sin convicción. “No era ni mi ropa, ni mi forma, ni mis palabras. No era yo. Finalmente tu mejor imagen eres tú. Las convicciones se notan. La claridad en la información y el compromiso, se notan. La ignorancia se nota muchísimo”, reflexionó. Las peores peleas son de gente que se conoce Josefina Vázquez Mota aceptó que el proceso interno del PAN afectó decididamente sus aspiraciones. En la contienda para elegir al aspirante en 2012, la organización panista resultó resquebrajada, pese a que sus integrantes posaron para una foto en la que comunicaban que mantenían la unidad en torno a ella, dijo. “Las contiendas internas suelen ser mucho más rudas. Las peores peleas son de gente que se conoce. Cuando se sale de una contienda interna tan fuerte, con muy poco tiempo antes de entrar a una campaña presidencial, uno va tarde en la campaña”, sostuvo. Añadió: “Ya había candidatos que llevaban casi seis años, otro 12 años. Les quiero decir, queridas mujeres: háganlo con tiempo o llegaremos tarde a las contiendas con todo lo que esto significa y con algo también delicado: no da tiempo de reconstruir poderosamente la unidad. Aunque alguien se tome con una la foto, esa foto no alcanza para garantizar que se reconstruyó la unidad”. Y una vez abierta la legislación para el equilibrio de género en las candidaturas, Vázquez Mota llamó a las mujeres a que se resistan a participar como juanitas, en referencia al truco que en el pasado utilizaron algunos políticos para que mujeres prestaran su nombre en campaña, y al ganar la elección declinaran a favor de ellos para entregarles el puesto. “No permitamos ese rol, porque nosotras hemos hecho ganar a muchos, y no siempre muchos han estado dispuestos a hacernos ganar. Son decisiones que debemos ir tomando”, apuntó. A las aspirantes a puestos de elección popular les propuso “tomar las riendas” de sus campañas, dedicarse a ser candidatas y tomar decisiones, y que sea el equipo el que se encargue de arreglar todos los demás problemas relacionados con la logística.

Comentarios