Si dimite Aguirre también deben hacerlo Eruviel y Torre Cantú: PRD

lunes, 6 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- En su primer día en funciones, el dirigente nacional del PRD, Carlos Navarrete, advirtió que no se opone a que se vaya el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, por los hechos registrados en Iguala. Sin embargo, advirtió que si se llegara a concretar tal posibilidad también deben irse los gobernadores del Estado de México y Tamaulipas, los priistas Eruviel Ávila y Egidio Torre Cantú, respectivamente. “Cuando hay toda una ofensiva diciendo que se vaya el gobernador (de Guerrero), yo digo no me opondría (…) si se va junto con Eruviel y el gobernador de Tamaulipas” (Egidio Torre), atajó el perredista durante la mesa de análisis de Noticias MVS, primera emisión. Al fijar su postura como dirigente nacional respecto de la creciente violencia que permea en uno de los estados gobernados por el PRD, Navarrete justificó que Guerrero no es el único y puso como ejemplo el Estado de México, donde los niveles de violencia son altos pero ahí si el gobernador cuenta con todo el apoyo de la federación. A Eruviel Ávila “le mandan policía, le mandan Gendarmería, los casos los atrae PGR y todo tranquilo”, fustigó el perredista. En el caso de Tamaulipas, donde también el gobierno federal ha echado a andar un operativo federal para abatir al crimen organizado, Navarrete acusó que en una reciente visita al estado no pudo salir del hotel donde se hospedada porque a dos cuadras se escuchaban las balaceras. El líder nacional perredista reconoció un problema “severo” en Guerrero pero criticó que el gobierno federal no le haya enviado elementos de la Gendarmería Nacional. En el caso de Tlatlaya, donde fueron asesinadas 22 personas, insistió en que el comandante supremo de las fuerzas armadas es el presidente Peña Nieto. “Todos los partidos podemos estar sujetos de que nuestros gobiernos sean penetrados por el narcotráfico o por la vía de dinero o por la vía de plomo”, reconoció y en el caso de Guerrero, donde hay pobreza, marginación, abandono y grupos armados, “hay omisiones” de los gobiernos gobierno federal, estatal y municipales, y en estos últimos hay complicidad y colusión, señaló Navarrete. “Guerrero nos muestra de lo que son capaces los delincuentes, son asesinos brutales”, abundó. Navarrete consideró “obligada” una contraofensiva del gobierno mexicano contra el crimen organizado en los estados azotados por éste, por lo que adelantó que el PRD se lo propondrá al gobierno de Enrique Peña Nieto. “No hay duda que el Estado mexicano pasa por una enorme crisis en materia de seguridad, está arrinconado en varias partes”, afirmó. Se trata, añadió, de una crisis profunda que tiene causas y razones, como en el caso de Iguala, Guerrero y argumentó que el hecho de que el presidente haya sacado de las primeras planas el tema de seguridad no ha contribuido a combatirla. “No es solución a lo que estamos viviendo. El crimen organizado por el dinero que maneja, y porque son asesinos fríos, penetra a los gobiernos de todos los partidos. El crimen organizado no respetan banderas políticas”, dijo. Lo mismo puede haber un diputado del PRI ultimado en Jalisco, que un miembro del Partido Verde Ecologista sentado junto al narcotraficante Héctor Beltrán Leyva, apuntó.

Comentarios