Delincuencia obliga a mexicanos a modificar rutinas: Inegi

martes, 7 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En septiembre pasado cerca de 66.6% de los mexicanos dejó de llevar consigo objetos de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito por miedo a ser víctima de un delito, confirmó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Según la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana, realizada por el Inegi, esta cifra representa el nivel histórico más alto para esa medición desde que se empezó a llevar a cabo este sondeo. No sólo eso, pues el número de ciudadanos que dicen haber cambiado sus hábitos en lo referente a los permisos para que los hijos menores salgan a la calle llegó a su máximo registro, con 61% en el mes de referencia. Incluso, 51.1% cambió rutinas de “caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche”, y 32.7% varió sus rutinas relativas a “visitar parientes o amigos”. No obstante, la percepción sobre la inseguridad en el país logró una minúscula mejora luego de que 67% de la población de 18 años y más consideró que, en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro, tasa menor a la registrada en el mismo mes de 2013, cuando 68% de los mexicanos tenía esta percepción. También señaló que la sensación de inseguridad por temor al delito y las expectativas que tiene la población respecto de la seguridad pública se generan por diversos elementos, como presenciar conductas delictivas y antisociales que ocurren en el entorno de la población. Asimismo, el temor al delito puede afectar las rutinas de la población y la percepción que se tiene sobre el desempeño de la policía. En efecto, la sensación de inseguridad no mejora del todo entre la población mexicana, ya que 36.1% consideró que seguirá igual de mal, mientras que 27.4% señaló que empeorará en los próximos meses. Y es que en septiembre los mexicanos observaron que las tres conductas delictivas o antisociales de mayor frecuencia en los alrededores de su vivienda en los últimos tres meses fueron el consumo de alcohol en las calles (72.0%), robos o asaltos (66.3%) y vandalismo (57.2%). En contraste, las de menor frecuencia fueron venta o consumo de drogas (38.3%), bandas violentas o pandillerismo (33.9%) y disparos frecuentes con armas (23.7%). De la población encuestada por el Inegi, cerca de 66.6% manifestó que en los últimos tres meses, por temor a sufrir algún delito, modificó sus hábitos respecto de “llevar cosas de valor, como joyas, dinero o tarjetas de crédito”. Y sobre la confianza hacia la labor de las corporaciones policiacas, los datos hablan por sí solos: 66.0% consideró este desempeño como “poco o nada efectivo” ante la prevención y combate a la delincuencia. También se observó que es mayor la proporción de población que considera que el desempeño de los policías estatales y municipales para prevenir y combatir la delincuencia es “poco o nada efectivo”, manteniéndose en el mismo nivel de percepción en comparación con septiembre de un año atrás.

Comentarios