Marchan miles en el país en jornada por Ayotzinapa

jueves, 20 de noviembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Toma de Congresos locales, enfrentamientos de encapuchados con la policía, ataques a edificios públicos y tiendas comerciales, entre otros incidentes, enmarcaron las movilizaciones realizadas en la capital del país y al menos una decena de estados en protesta por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. La toma simbólica del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) que realizarían un grupo de encapuchados por la mañana derivó en un enfrentamiento con granaderos. Elementos de la Policía Preventiva detuvieron a 13 personas tras encapsular a un grupo de manifestantes frente al número 3 de la calle Aviación Militar, colonia Federal, y permitieron que el resto del contingente siguiera su marcha. Antes, habían detenido a otros dos jóvenes. Los encapuchados quemaron llantas sobre la vialidad y dañaron las patrullas números 03063 y 03148. Al menos dos policías resultaron lesionados por quemaduras en el rostro, según indicó la SSPDF a través de Twitter. [gallery type="rectangular" ids="388361,388360,388359,388358,388357"] Otra manifestación violenta se registró en Chiapas, donde un grupo de encapuchados destrozó y saqueó una tienda de autoservicio e incendió un local de telefonía en la Plaza Cristal de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Sujetos con el rostro cubierto quienes portaban palos, fierros y piedras destrozaron un Oxxo, robaron latas de pintura de una tienda y mercancía en una cerrajería e incendiaron un local de telefonía celular. Lanzaron piedras a los comercios e intentaron despojar de sus cámaras a los representantes de los medios que lograron documentar los hechos. Más de medio centenar de comercios fueron pintarrajeados por el grupo de encapuchados que una vez que tras provocar desmandes se dispersaron a San Cristóbal de las Casas. [gallery type="rectangular" ids="388328"] En Guerrero, donde detonó el conflicto que tiene en jaque al gobierno estatal y federal, estudiantes, miembros del magisterio disidente y ciudadanos marcharon por las principales calles de esa capital y protestaron frente a la sede del Congreso local por considerar que este edificio representa un símbolo de la corrupción y narcopolítica que prevalece en la entidad. Cerca de las 11:30 horas, los manifestantes partieron en marcha sobre el carril Norte-Sur de la autopista del Sol, lanzando consignas en contra del gobierno federal porque a más de 50 días, no ha logrado ubicar a los normalistas desaparecidos. Una hora después, el contingente arribó al edificio del Congreso, donde sólo se mantuvieron una veintena de policías estatales con equipo antimotín. En el lugar, se realizó un mitin para exigir justicia por el caso Ayotzinapa. También, se registraron marchas en las ciudades de Acapulco, Tlapa y Atoyac. [gallery type="rectangular" ids="388433,388432"] En Hecelchakán, Campeche, estudiantes de la Escuela Normal Rural Justo Sierra Méndez lanzaron bombas molotov con las que prendieron fuego al palacio municipal para exigir la aparición con vida de sus 43 compañeros desaparecidos en Guerrero. Ataviados de negro, los jóvenes que portaban pancartas con reclamos al gobierno federal y cargaban una botarga con la figura del presidente Enrique Peña Nieto, irrumpieron frente al palco de las autoridades durante el desfile conmemorativo de la Revolución Mexicana justo cuando un contingente de bastoneras preparatorianas ejecutaba su número. Los manifestantes prendieron fuego en la explanada del ayuntamiento a la figura de Peña Nieto y ardiendo en llamas la arrojaron al interior del palacio municipal. En seguida trataron de azuzar el fuego lanzando bombas molotov. Personal de protección civil sofocó de inmediato el fuego evitando que se propagara por el inmueble. Según las autoridades, que no intervinieron para detener a los jóvenes ni presentaron denuncias, el ataque sólo daño las puertas del edificio. En la capital del estado decenas se sumaron a las protestas del sindicato de telefonistas, que se solidarizó con los padres de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos con una manifestación a las puertas de Teléfonos de México. Por la noche, en el parque principal, los telefonistas, electricistas y campesinos del Frente Campesino Independiente Emiliano Zapata, normalistas, integrantes de Morena y turistas participaron en un mitin y una marcha a las 20:00 horas. En su recorrido hicieron una parada en la sede del PRI donde quemaron otras figuras con la imagen de Peña Nieto y exigieron su renuncia. [gallery type="rectangular" ids="388431,388430"] En Oaxaca se registraron marchas que colapsaron la capital, pintas, tomas de autobuses, mítines y desfiles deportivos contagiados de indignación por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y la ola de abusos, represión, desapariciones forzadas, y enriquecimiento de Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera. El desfile por el aniversario de la Revolución fue cancelado ante el temor de las protestas de organizaciones y del magisterio, pero en el evento oficial conmemorativo encabezado por el gobernador Gabino Cué salió a relucir una manta en la que se leía: “NO se puede hablar de libertad en un país donde impera la impunidad”. Por la tarde, la sección 22 del Sindicato Nacional de trabajadores de la Educación (SNTE-CNTE) realizó cuatro marchas que convergieron en el Zócalo capitalino. En el transcurso fueron pintarrajeadas las oficinas estatales del PRI, la Casa Oficial del gobernador y un conductor de un autobús urbano fue detenido y golpeado por atropellar a una maestra. La dirigencia seccional destacó que el Movimiento Democrático de Trabajadores de la Educación (MDTEO) organizó manifestaciones en los 570 municipios, rancherías, pueblos, colonias y ciudades. Maestros de la Región de Valles Centrales ampliaron el plantón representativo que mantienen desde hace cuatro meses en el centro histórico de Oaxaca y reprobaron el hostigamiento contra las escuelas normales. Mientras que estudiantes del Istmo, la Costa y Valles Centrales realizaron desfiles deportivos donde exhibieron fotografías, pancartas, mantas y lonas para exigir la presentación con vida de los 43 de los normalistas. En San Francisco del Mar, el presidente municipal Leonel Gómez Cruz encabezó una marcha-protesta donde las 20 instituciones educativas establecidas en este municipio, respaldaron su apoyo a los normalistas. De esta comunidad, es originario Edgar Andrés Vargas de 19 años, quien resultó herido la noche del 26 de septiembre al recibir un balazo en la boca. [gallery type="rectangular" ids="388429"] Veracruz, sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 (JCC) también fue escenario de protestas. Vestidos de negro, portando banderas de México y con consignas contra el gobierno de Peña Nieto y de Javier Duarte, alrededor de cuatro mil estudiantes, normalistas y activistas marcharon por las calles de Xalapa. Además de protestar por la desaparición de los normalistas reprocharon el despilfarro millonario para la realización de los Juegos Centroamericanos. “Que chinguen su madre los Juegos del Hambre”, “deporte sí, políticos no”, “no queremos juegos, queremos justicia”, gritaban estudiantes como consigna. También se unieron a la petición de renuncia del presidente: “Peña escucha, exigimos tu renuncia”, era el grito de los manifestantes que partieron de la Facultad de Economía de la UV, hacia la Plaza Lerdo y el Palacio de Gobierno donde despacha Javier Duarte. En Hermosillo, Sonora, unos cinco mil integrantes de la Asamblea General Estudiantil de la Universidad del estado, padres de las víctimas de la Guardería ABC, afectados por el derrame del derrame río Sonora y sociedad civil tomaron al mediodía de este jueves el Congreso local en apoyo a los normalistas desaparecidos y para refrendar sus demandas. Luego de la marcha que recorrió el campus universitario, el centro histórico de Hermosillo, el recinto del ejecutivo estatal y del Poder Judicial, el contingente decidió tomar el Palacio Legislativo y por último, el salón de plenos sonorense. “A ver, a ver, quién lleva la batuta: El pueblo organizado o el Gobierno que ejecuta”, corearon los inconformes al subirse a la Tribuna del recinto legislativo mientras otros ocupaban las 33 curules y la gayola, que sólo tiene espacio para unos 100 asistentes. Allí, montaron una “Sesión Plenaria Ciudadana”, en la que primero, se estableció el “quórum”, se leyó una “orden del día”, “se acordó por unanimidad” de los miles de asistentes, la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto y se ordenó justicia expedita para padres y familiares de los 43 estudiantes de la Normal Rural “Isidro Burgos”, desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero. Al final hicieron el pase de lista por los 49 niños de la guardería ABC, y de los 43 normalistas desaparecidos. También al norte, en Chihuahua, un grupo de alrededor de 200 manifestantes se unió en contingente al desfile conmemorativo de la Revolución Mexicana, para solidarizarse con los normalistas de Ayotzinapa y recordar que Chihuahua "también sangra". Diferentes sectores de la entidad, en su mayoría estudiantes de diferentes universidades, se reunieron en diversos espacios para manifestar su inconformidad con el gobierno federal y estatal. Alrededor de las ocho de la mañana, decenas de policías, incluidos agentes vestidos de civiles, se apostaron en la plaza del Ángel, a un costado de palacio de gobierno, para vigilar el desfile y las manifestaciones. La dirección de gobernación invitó a los manifestantes a unirse de manera pacífica al desfile y luego de discutirlo, accedieron. Al contingente se unieron los exbraceros que reclaman su pensión desde hace años y el sindicato de telefonistas que se unió al paro nacional. Al pasar frente al presídium donde se encontraba el gobernador César Duarte Jáquez, los inconformes lanzaron consignas. Nombraron a cada uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, se tiraron al suelo y al levantarse gritaron: "El que no brinque es Duarte, el que no brinque es Duarte". A las 10 de la mañana, otro grupo de organizaciones no gubernamentales y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tomó la caseta de Sacramento, donde colocaron las fotografías de los 43 normalistas desaparecidos y distribuyeron volantes para informar la situación del país y del estado. Por la tarde se congregó otro grupo de personas vestidas de negro que realizó una velada con la exigencia de justicia para Ayotzinapa y para el país. En Guanajuato se registraron algunos incidentes durante el paro organizado por alumnos y maestros en sedes de la Universidad del estado. Dos estudiantes fueron increpadas por otros alumnos y algunos maestros cuando se pretendían cerrar las puertas de la Unidad Belén de la UG, donde se ubican las escuelas de Ingeniería civil y Arquitectura. En los jaloneos resultaron lesionadas. Por este hecho, personal de la Procuraduría Estatal de Derechos Humanos acudió a entrevistarse con las integrantes del movimiento para iniciar una investigación. Desde la medianoche, grupos de estudiantes se instalaron afuera del Edificio central y otras sedes para iniciar el paro y fueron asediados por elementos de la Policía Municipal, quienes les exigían que se retiraran de la calle, apelando al Bando de Policía y buen gobierno, pero se retiraron ante la negativa de los estudiantes de levantarse. Sin embargo, soldados y varios civiles -algunos en motos y encapuchados- se apersonaron a lo largo del paro, tomando fotos de los universitarios. Profesores de la UG denunciaron que personal de Recursos Humanos se presentó para reportar a trabajadores académicos o administrativos que participaban en las acciones, después de que la Rectoría general publicó un mensaje expresando su desacuerdo con este nuevo paro. Trabajadores del Sindicato de Telefonistas se unieron a las movilizaciones. Desde temprano cerraron instalaciones en León, Salamanca y otras ciudades y salieron a marchar. Por la tarde hubo marchas en León, Guanajuato capital, Celaya y otras ciudades. En Colima, más de dos mil personas participaron en una marcha que partió de la Normal de maestros hacia el Palacio de Gobierno. Esta ha sido la protesta independiente más numerosa en más de una década en la entidad. En su mayoría participaron estudiantes y trabajadores de instituciones de educación superior, organizaciones sociales y comuneros e indígenas de Zacualpan. Al llegar al palacio de gobierno los manifestantes encontraron cerrada las puertas del inmueble y entre abucheos los agentes policiacos cerraron también la caseta de vigilancia. Después de lanzar consignas frente a la sede el poder ejecutivo, la protesta fue trasladada al Jardín Libertad donde se realzó una concentración con discursos, lectura de poemas y un performance en honor a los normalistas. En Quintana Roo, miles de estudiantes, maestros y activistas marcharon por las principales ciudades del estado, desde Chetumal y la zona maya, hasta la Riviera Maya y Cancún, donde la principal consigna fue la exigencia de renuncia de Peña Nieto. En Cancún, el alcalde priista Paul Carrillo desplegó una amplio operativo policiaco en torno de la marcha en la que participaron unas tres mil personas, que partieron del malecón Tajamar y concluyeron en el parque de Las Palapas. De hecho, policías de ciudades rurales y colonias de la periferia de la ciudad, e incluso bomberos, abandonaron sus puestos para vigilar a los manifestantes. El palacio municipal y la plaza de la Reforma fueron “amurallados” con planchas de metal de casi tres metros y vallas, y en el interior estaba un camión con escalera telescópica de la Dirección de Bomberos. También fue desplegado un camión de bomberos en el parque de Las Palapas, en donde los manifestantes concluyeron la marcha con un mitin. Además, fueron desplegados granaderos en el malecón Tajamar, el Table, el kilómetro Cero de la zona hotelera, el palacio municipal y el parque de Las Palapas. En contraste, los manifestantes marcharon de manera pacífica y en silencio, pero fue hasta que llegaron frente al palacio municipal, cuando empezaron a gritar consignas contra Peña Nieto. En redes sociales, bots del gobernador priista Roberto Borge pretendieron boicotear la manifestación con mensajes de que se habían suspendido esta marcha por falta de garantías. En la capital del estado se realizaron dos protestas. La primera en la mañana con estudiantes de la Universidad de Quintana Roo y el Instituto Tecnológico de Chetumal (ITCh) y la segunda, por la noche, encabezada por maestros. También hubo marchas en Playa del Carmen y Cozumel, así como Bacalar y Felipe Carrillo Puerto, en donde se ubican las dos normales del estado, y otras ciudades y comunidades de la entidad. (Con información de Isaín Mandujano, Verónica Espinosa, Ezequiel Flores, Pedro Matías, Patricia Mayorga, Pedro Zamora, Noé Zavaleta y Sergio Caballero)

Comentarios