Encara México una de sus mayores crisis institucionales, alertan en foro del IMEF

viernes, 21 de noviembre de 2014
QUERÉTARO, Qro., (apro).- La desaparición de los 43 normalistas de Ayoptzinapa, Guerrero, encendió las luces de alerta de los sectores más especializados del país, quienes advirtieron que México enfrenta una de las mayores crisis institucionales de su historia. En su ponencia expuesta en el marco de la 42 Convención Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), el investigador y consultor sobre seguridad nacional, Eduardo Guerrero Gutiérrez, de plano puso el panorama de la siguiente manera: “Si las cosas no se arreglan y se activa un problema fuerte en Guerrero, lo de Michoacán (la escalada de violencia) va a terminar pareciéndonos un pic-nic”, advirtió. Ante decenas de empresarios, académicos y socios del IMEF, el exasesor del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) resaltó: “Ya nos explotó el problema de Guerrero, que es un estado muy similar a Michoacán en términos de desprotección de las comunidades ante el crimen organizado, pero es mucho más complejo en términos criminales porque tiene guerrilla, sindicatos radicales, tiene muchísimas autodefensas, además de una tradición guerrillera de muchos años atrás”. El doctor en Ciencia Política por la Universidad de Chicago recordó que en la entidad guerrerense puede generarse una situación de extrema violencia, como en tiempos recientes ocurrió con su vecino Michoacán. Esto es, abundó, que “en un lugar de violencia grave empieza a haber una demanda de protección, pero si no existen policías funcionales en la zona, la gente busca quién la proteja, y va a ser la banda criminal más poderosa de la zona, y por otro lado, surge una oferta de protección. Muchos criminales se acercan a esa zona a ofrecer sus servicios y se nos generan todas estas mafias terribles que atacan a todos los estratos sociales, pues extorsionan desde un carrito de hot dogs hasta Pepsi Co”. El tema de inseguridad, violencia y la fragilidad de las instituciones, así como la debilidad económica, ha sido el tono y la preocupación del evento anual que organiza el IMEF, al que no asistieron el presidente Enrique Peña Nieto ni el secretario de Hacienda, Luis Videgaray; tampoco el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. De hecho, el presidente nacional del IMEF, Daniel Calleja Pinedo, urgió a solventar el caso Ayotzinapa, reformar las instituciones y detener la ola de violencia que ha rebasado a las autoridades y ahuyentado las inversiones. El académico y economista Isaac Katz Burstin resumió la situación de la siguiente forma: “No existe el estado de derecho… Lo que tenemos en México es competencia en el uso de la violencia, es el peor de los mundos; el gobierno no ejerce su facultad de ejercer la violencia de manera legítima y cedió ‘la plaza’ a los grupos criminales que compiten entre sí. “Lo vimos ahorita con el lamentable caso de Iguala –continuó--, Guerreros Unidos contra Los Rojos, los dos grupos provenientes del cártel de los Beltrán Leyva, es que vivimos en un país donde van de la mano la corrupción y la impunidad, y eso es grave porque un país no puede desarrollarse de manera sana y sostenida en un entorno donde los agentes económicos están sujetos a actos de corrupción que se cometen de manera impune”, sentenció en la mesa titulada “Delincuencia organizada: mercados Ilícitos e ilegales”. Y fue más allá al señalar que de acuerdo con el Índice de Corrupción que publica Transparencia Internacional, la posición de México es “dramática”, ya que se encuentra en el lugar 106 de 174 países evaluados. “Somos un país notoriamente corrupto porque el marco institucional permite eso”, acusó. El ánimo de los integrantes del IMEF es de incertidumbre y desconfianza, atizado por la reducción de la previsión de la SHCP sobre el crecimiento económico para este año, el cual fue nuevamente ajustado a la baja de 2.5 a 2.1%... Tasa que está acorde con el pronóstico del IMEF, que es del 2.3%, pero muy lejos de la meta trazada por el misma dependencia encabezada por Videgaray y que en el Paquete Económico para este año estimaba una expansión de 3.9%.