Cárdenas y Navarrete transforman debate en intercambio de ideas

martes, 25 de noviembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En 35 minutos de intercambio de ideas, más que debate, sobre la crisis que enfrenta el PRD concluyó el encuentro entre el presidente nacional del PRD, Carlos Navarrete, y el líder moral de ese partido, Cuauhtémoc Cárdenas. El desangelado encuentro se llevó a cabo en el auditorio Valentín Campa de las oficinas de Monterrey 50, el mismo espacio donde, en 1988, Heberto Castillo declinó la candidatura presidencial y Cárdenas se convirtió en el candidato del Frente Democrático Nacional (FDN), según recordó Navarrete. Cárdenas fue recibido con aplausos y gritos: “¡Bravo!”. A Navarrete sólo unos cuantos lo vitorearon. Primero se presentó a Héctor Bautista, el secretario general del PRD, quien se refirió al Manifiesto a la Nación, decálogo que la directiva perredista presentó este lunes 24. El Manifiesto perredista plantea instaurar 10 medidas de emergencia, entre ellas la creación de una Comisión para la Verdad y la Justicia, apenas unos días antes de que el gobierno de Enrique Peña Nieto presente su Pacto por la seguridad. Así inició el “diálogo”, que no debate, como destacó la senadora Alejandra Barrales, moderadora del encuentro entre Navarrete y Cárdenas, luego de que el líder moral del PRD emplazara a la directiva perredista a renunciar para dar salida a la grave crisis en que se sumió el partido a partir del caso Iguala, y la postulación del exalcalde José Luis Abarca, ligado a la muerte y desaparición de normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Bautista recordó que hace una semana presentaron un protocolo para fortalecer la cultura de la legalidad y la ética política con el fin de transparentar toda información patrimonial de cualquier militante perredista para evitar actos de corrupción y conductas delictivas. También hizo referencia a la movilización del domingo 7 de diciembre convocada por el PRD en el Zócalo, “por la soberanía, la justicia y por más salario”. El secretario general del PRD entregó luego a Cárdenas una carpeta con los siguientes documentos: resolutivo especial del Consejo Nacional sobre la expulsión de Abarca Velázquez; declaración política del CEN acerca de los lamentables acontecimientos ocurridos en Iguala; resolutivo del Consejo Nacional sobre la política de alianzas para 2015; protocolo del PRD para fortalecer la cultura de la legalidad y, finalmente, el Manifiesto a la Nación. Al pedirle su opinión a Cárdenas sobre estos posicionamientos, sólo atinó a decir: “En este caso agradezco la oportunidad de estar con el presidente y el secretario general. Me doy por enterado de lo que se acaba de decir, es lo único que puedo decir en este momento”, atajó. Navarrete reviró dándole la bienvenida “a su casa, al partido al que usted convocó a muchos mexicanos en 1988 y se concretó un año después”. Enseguida, se dirigió a Cárdenas para expresarle sus opiniones sobre la situación del país, así como el reconocimiento del partido por los “errores” cometidos en el caso de Iguala, a donde acudió “a lo mejor sin pensarlo detenidamente”, pero sí por vergüenza. “Nos ganó la vergüenza”, admitió. “Este partido no ha cuidado suficientemente a sus gobiernos, no ha evaluado su función y sus resultados. No ha vigilado que el PRD gobierne mejor que los otros partidos. Nos ha ganado la idea de que un partido tiene éxito si tiene más votos o más cargos y no la calidad de los gobiernos que generamos. Hemos fallado y ahí están los resultados”, justificó. Por eso, dijo que le avergonzaba lo que pasó en Iguala, con un candidato externo postulado por el perredismo a la alcaldía quien, sin embargo, mantenía vínculos con el crimen organizado y que el escándalo haya derivado en un movimiento de repudio nacional e internacional de un espacio que gobernaba el PRD. Luego lamentó que Iguala no sea el único municipio en estas condiciones, donde la delincuencia controla a las policías locales. Para combatir ese fenómeno, consideró, no bastan las medidas policiacas, más uniformados o más armas, se requiere una reconducción del país, exigencia que corresponde formular al gobierno de la República. Sobre las “tribus”, planteó que no debe haber una deformación de las corrientes de opinión para que sean sustituidas por grupos de interés que piden cuotas en puestos directivos y candidaturas, por lo que comparte la idea de “cambiar al PRD”. Por ello consideró que el partido necesita de Cárdenas, ya que el gobierno del priista Peña Nieto “está agotado”. “Finalmente ingeniero, México necesita al partido que usted convocó a fundar. México necesita que un personaje de la trayectoria histórica de usted, que ha aportado enormemente para la alternancia democrática y para la transición, se mantenga en la lucha para que el PRD siga adelante”. Cárdenas respondió que tomaba nota de lo ahí expresado porque comparte las propuestas, pero consideró que no se tocaron temas como la reconstrucción interna del partido, las ausencias del PRD en luchas sociales y manifestaciones de los normalistas de Ayotzinapa, y que quienes participen no se identifiquen como perredistas, así como la exigencia de libertad de los 11 detenidos luego de las protestas realizadas el 20 de noviembre en el Zócalo capitalino. Además, acotó, tampoco se mencionaron las alianzas entre PRD y PAN en Sonora ni la exigencia de liberación de los “presos políticos” Mario Luna y Fernando Jiménez, voceros de la tribu Yaqui. Navarrete respondió que registraba sus críticas sobre la ausencia del PRD en las luchas sociales y prometió presentarlas al CEN del partido. Incluso, exigió la libertad de los detenidos en el marco de las jornadas de respaldo a Ayotzinapa.  

Comentarios