Busca Pemex relevar a "constructora consentida" de Calderón

jueves, 11 de diciembre de 2014
CIUDAD DEL CARMEN, Cam. (apro).- Ante la aparente imposibilidad legal para rescindir a Grupo Tradeco el contrato para la construcción del Puente de la Unidad debido a su incumplimiento, Petróleos Mexicanos (Pemex) busca el mecanismo para subcontratar a otra empresa que termine los trabajos que debieron ser entregados en mayo pasado. Privilegiada por el gobierno calderonista, que hasta en sus últimas horas buscó beneficiarla con la adjudicación directa de contratos para diversos proyectos, Tradeco --constructora veracruzana propiedad de Federico Alberto Martínez Salas y su hijo Federico Alberto Martínez Urmeneta-- fue la escogida de la paraestatal para en 2012 construir el nuevo Puente de la Unidad. La polémica obra, cuyos trabajos arrancaron en octubre pasado, tendrá una longitud de 3.3 kilómetros y costará 850 millones de pesos. La nueva estructura sustituirá al actual puente de La Unidad, que comunica a esta ínsula con el poblado de Isla Aguada, y que hace varios años cumplió el ciclo de vida para el cual fue proyectado. Y aunque la obra debió ser entregada en mayo, los trabajos están suspendidos desde hace ya varias semanas por la insolvencia de la constructora, por lo que se busca la manera de que otra firma pueda entrar al quite y concluir el puente, con el fin de que el presidente Enrique Peña Nieto pueda inaugurarla en junio próximo, mes en el que por cierto habrá en la entidad elecciones locales para renovar la gubernatura, Congreso local y ayuntamientos. En recientes declaraciones a medios locales, el coordinador ejecutivo de la dirección general de Pemex, Froylán Gracia Galicia, comentó que la subdirección de Proyectos de la paraestatal busca la manera de cancelar el contrato con Tradeco, aunque reconoció las dificultades para hacerlo, pese a su incumplimiento, debido a los mecanismos que se aplicaron en la contratación. No obstante, destacó que se está buscando la manera de que para enero algún nuevo contratista pueda entrar a terminar la obra, aunque el contrato pudiera quedarse a nombre de Tradeco. Desde el arranque del proyecto, Tradeco protagonizó una serie de incidentes y conflictos con los prestadores de servicios y pobladores de la zona, a quienes quedó a deber grandes cantidades, además de que en varias ocasiones se puso en duda la calidad del material utilizado para edificar del puente. En febrero, personal de la obra intentaba colocar la trabe de concreto sobre los pilotes en los que descansará la estructura, cuando aquélla se partió por la mitad y se precipitó desde una altura de 10 metros. Una de sus partes cayó a la Laguna de Términos y la otra quedó sobre tierra. Días después, un camión tipo “trompo” cargado de concreto que se encontraba sobre una chalana se fue al mar, debido a una mala maniobra de su operador cuando intentaba vaciar el contenido de su carga en uno de los cabezales de la construcción. El chofer y la unidad fueron rescatados. Pero en junio otro aparatoso accidente cobró la vida de un obrero durante unas maniobras de “pilotaje”, cuando la pluma de una grúa que sostenía el martinete utilizado para golpear los pilotes se desprendió sobre el trabajador. La grúa se encontraba montada sobre un chalán, a bordo del cual se encontraba el ahora occiso dirigiendo los movimientos para la colocación de trabes.

Comentarios