Omisiones y corrupción desde el Estado, provocaron Tlatlaya y Ayotzinapa: CNDH

viernes, 12 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- En prácticamente su estreno como ombudsman nacional, Luis Raúl González reclamó las omisiones y la corrupción que desde el Estado provocaron las ejecuciones extrajudiciales a manos de militares en Tlatlaya y la muerte de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes en Iguala. "Los oprobiosos hechos de Iguala y Tlatlaya no son producto de una generación espontánea (...) ¿dónde estaban las instituciones de seguridad del Estado que debían prevenir los riesgos y las amenazas a la seguridad interior? ¿Qué hacían las autoridades competentes de los distintos niveles de gobierno cuando acontecían esos deleznables episodios?", cuestionó. Durante la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos 2014, advirtió de una crisis de derechos humanos en algunas regiones del país, así como de una desconfianza hacia el Estado provocada por la violencia, inseguridad, corrupción e impunidad. Ante el Presidente Enrique Peña, consideró imposible volver a la "normalidad", puesto que ésta estaba asentada en la simulación, la indolencia y la falta de responsabilidad pública. Por lo mismo, destacó como imperativo erradicar la impunidad, ubicar en el centro de la administración pública la protección de derechos humanos, y aplicar la ley de forma oportuna. Asimismo, reiteró su posición a favor de la protesta social libre, pacífica y realizada dentro del marco legal, en la cual las autoridades sancionen a quienes incurren en la violencia. Las manifestaciones son una expresión de hartazgo ante la impunidad, dijo, por lo cual las autoridades deben ser autocríticas y deben entender la complejidad del enojo colectivo. "Por complejas que sean las circunstancias, México no puede permitir el debilitamiento de su Estado de derecho", afirmó. Por su lado, Peña Nieto reconoció que pese a avances legales e institucionales en derechos humanos, el trabajo en la materia es insuficiente. "Aún prevalecen desafíos importantes que no debemos ni vamos a ignorar. Tenemos que hacer más, mucho más, para garantizar en nuestro País los derechos inherentes a todo ser humano", dijo. "Debemos asumir nuestros deberes y obligaciones, y ajustar todo lo que tengamos que ajustar para asegurar el pleno respeto a los derechos fundamentales de todas las personas". Finalmente, Juan Manuel Estrada, reconocido con el Premio Nacional de Derechos Humanos 2014, pidió Peña Nieto intervenir para que los estados armonicen sus legislaciones con la Ley 5 de Julio. Premiado por su trabajo en la Fundación FIND a favor del rescate de infantes víctimas de robo, desaparición, sustracción o separación de sus padres, Estrada recordó que la Ley 5 de Julio se dictó a partir de la muerte de 49 niños en la guardería ABC, aunque varios estados aún no cambian sus leyes en torno a la regulación de guarderías. Asimismo, habló por las víctimas rescatadas del albergue de Mamá Rosa, al recordar que muchas familias aún buscan justicia, y que otros no han podido retomar sus vidas. En dicho sentido, pidió a la Comisión Ejecutiva de Atención de Víctimas (CEAV) intervenir a favor de ellos, y al Ejecutivo solicitó que continúen las investigaciones para sancionar a todos los responsables. A la CNDH, llamó a ser más fuerte, actuar con mayor decisión y sin pausas, con el convencimiento de ser la voz de quienes no tienen.

Comentarios