Hallan una persona calcinada y 200 kilos de mariguana en la sierra de Chihuahua

sábado, 13 de diciembre de 2014
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- La Fiscalía General del Estado informó que esta semana recibieron varias llamadas de auxilio de dos poblados del municipio de Urique, donde fueron localizados cinco vehículos quemados y una persona calcinada en un rancho particular. De acuerdo con la Fiscalía Zona Occidente, dicho lugar colinda con el estado de Sinaloa. Agregó que ahí había una casa y tres cuartos más acondicionados para secado y empaquetado de mariguana que también estaban quemados. También localizaron mariguana quemada y 200 kilos de la misma droga en costales y empaquetada, la cual fue asegurada. En los cuartos había prensas manuales e hidráulicas, rollos de cinta canela para empaquetar. Afuera había cuatro vehículos calcinados aunque no se pudo verificar si tenían reporte de robo porque las series quedaron ilegibles. A unos cien metros de ese lugar, localizaron otro vehículo con una persona totalmente calcinada. Pobladores de las comunidades, Cieneguita de Trejo o Lluvia de Oro y Tubares llamaron para pedir auxilio por la presencia de hombres armados que habrían matado a unas 10 personas. Según la Fiscalía, los elementos de la Policía Estatal Única acudieron a esos puntos pero encontraron “todo en calma, nadie corroboró información respecto a grupos armados o situaciones irregulares”. Lo asegurado será puesto a disposición de la autoridad correspondiente. Urique, bajo el acecho de delincuencia organizada Desde el 2012, pobladores de Cieneguita de los Trejo, de Tubares y Piedras Verdes han alertado que en su región mandan los grupos delictivos, quienes tienen monitoreado el flujo de visitantes para mantener el control del municipio. El 13 de septiembre del año pasado, un grupo de hombres armados atacó las minas Cieneguilla y El Sauzal, en el municipio de Urique. En El Sauzal “levantaron” a dos proveedores, uno de Torreón y otro de  Chihuahua y 15 días después, un comando amenazó a directivos y  trabajadores de la  mina Gold Corp, ubicada en el El Sauzal. Los hombres armados cerraron los caminos que comunican a la mina y al poblado, montaron retenes para controlar la entrada y salida a aquella comunidad. Los trabajadores fueron trasladados en avionetas de la compañía minera a El  Fuerte, Sinaloa y a San Juanito, del municipio de Bocoyna en Chihuahua. El grupo armado ingresó además a la mina conocida como Cieneguita y privó de la libertad a siete empleados, según informó aquella ocasión el expresidente seccional del Manuel Valenzuela, quien solicitó la presencia del Ejército y corporaciones policiacas. Los aproximadamente 300 trabajadores que fueron trasladados en grupos de ocho en una avioneta, regresaron a trabajar luego de dos semanas, luego de que la situación se calmó, los siete empleados secuestrados, aparecieron en un mes pero nadie comentó nada. Los dos proveedores “levantados” de la otra mina aparecieron muertos después de cinco días, cuando la policía municipal de Urique encontró los cuerpos en un  basurero de la sección Cieneguita  de Trejo. Los cuerpos fueron incendiados junto con dos vehículos el 17 de septiembre de 2012. Las minas se ubican en el ejido Piedras Verdes y en Cieneguita de los Trejo, esta última colinda con Choix, en el estado de Sinaloa y El Sauzal se ubica más cerca del municipio de Batopilas. Arturo Perea Sáenz, contratista y consultor en minería, metalurgia y geología de la Asociación de Mineros de Chihuahua, confirmó aquella ocasión la situación de riesgo de las minas y explicó que lo que buscó la empresa es no exponer a los empleados y  funcionarios de la mina, por eso los sacaron. En la mina Diabrass, localizada entre la comunidad Piedras Verdes y Tubares, del municipio de Urique, desaparecieron en febrero de 2013 a diez trabajadores de compañías proveedoras de la compañía, quienes se encontraban en  campamentos cercanos a la mina. A principios de febrero de este año, un grupo armado asesinó a dos guardias de seguridad de la mina Dia Bras Exploration de México, en Urique. La orden de los hombres que atacaron, fue que nadie podía subir a la mina porque los matarían. El 9 de febrero, cinco trabajadores de dos de los campamentos que trabajaba para  la mina, fueron “levantados” en el pueblo de Tubares, cuando salieron a pasear  en un día de descanso. Se los llevaron cuando compraban cervezas y estaban acompañados de una  mujer, cocinera de la misma mina, de acuerdo con testigos. Entre los desaparecidos, de uno de los campamentos que pertenecía al proveedor  Abraham Mendoza, eran Benjamín Reyes Palomares de 27 años, David Fuentes  González de 37 y Mauro Antonio Orduño Muela, de 51 y de la otra eran dos, sólo  Arturo De Jesús, de 27 años y otro empleado de unos 22 años que le llamaban “Chino”. Ese día, amenazaron a las compañías proveedoras, los empleados se fueron a  sus casas una semana y regresaron a trabajar. El 16 de febrero, llegaron en la mañana diez trabajadores y más tarde se integraron unos 8, subieron a la mina, sacaron herramientas, trabajaron normal.  Alrededor de las 6 y 7 de tarde, llegó un comando armado, preguntaron por el  encargado de la mina y Abraham Mendoza dijo que él era. El comando llegó vestido con uniforme tipo policía federal, camuflado  color azul, exigieron que les dijeran dónde estaban las armas.  Nadie dijo nada,  aseguran dos empleados sobrevivientes, que ahí no había armas. No encontraron lo que buscaban en ese campamento. Luego de golpear a Abraham y amenazar a todos con matarlos, los mantuvieron en el piso hasta que decidieron perdonarles la vida, pero se llevaron a otros tres trabajadores. Desde entonces, los otros trabajadores no regresan a trabajar a aquel lugar. La  mayoría eran de la capital de Chihuahua. Las denuncias de desaparición las tiene la Fiscalía Zona Occidente, pero hasta ahora no hay rastro de los trabajadores desaparecidos, las familias se han sumado a otras familias de personas desaparecidas en el estado, a través del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedehm), pero no hay avance, ya que a los familiares les han indicado en la misma Fiscalía sobre el riesgo de realizar diligencias por la presencia de hombres armados.

Comentarios