Maestros actuaron con saña contra la Policía Federal: comisionado

lunes, 15 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- El comisionado de la Policía Federal (PF), Enrique Galindo, se quejó de que maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) actuaron con saña contra las agentes de esa corporación durante los incidentes registrados ayer en Chilpancingo, Guerrero. Además, aseguró que la PF actuó con apego a los derechos humanos, pese a las versiones que indican que los uniformados fueron los que detonaron la violencia. “Creo que actuamos muy bien, apegados a derechos humanos, e insisto que el dato característico con el que concluye esta confrontación fue el dialogo y terminó la confrontación”, manifestó en entrevista con Primero Noticias. Sobre las agresiones que sufrieron los agentes, Galindo aseguró que los maestros de la CETEG actuaron con saña y eso, dijo, refleja una “animadversión fuerte contra los compañeros”. “Es el extremo. Es dañar por dañar, con una saña que no entendemos. Insisto: deben ser personas que ni siquiera estén preocupadas por las manifestaciones [...]. En las camionetas en que se transportaban este tipo de personas traían petardos, cohetones, armas blancas. Y el azote, el maltrato de este tipo, habla de que ya no es sola una agresión ordinaria, sino que hay un grado de animadversión fuerte contra los compañeros”, puntualizó en entrevista con Radio Fórmula. Según Galindo, la PF ha respetado "las manifestaciones de maestros y de alumnos, con su derecho a la manifestación legítimo, y nos toca y nos corresponde ser respetuosos, pero siempre hay algún grupo que se emboza, se cubren la cara, los que usan armas blancas". Aseguró que por los hechos violentos de ayer fueron detenidas tres personas, "pero no acreditamos que estuvieran participando o que hubieran lesionado a alguien y fueron puestas en libertad". De acuerdo con Galindo, en los hechos de ayer resultaron heridos siete policías federales y "entiendo que de maestros, manifestantes, tenemos 14 personas lesionadas por aquella parte". Sobre el estado de salud de los mandos policiacos, mencionó que "los siete compañeros tuvieron que ser ingresados a centros hospitalarios, en primera instancia en Chilpancingo, y ante la gravedad de tres tomamos la decisión de traerlos a una intervención a hospitales en la ciudad de México". Explicó que el policía federal que fue intervenido quirúrgicamente ayer por un traumatismo craneoencefálico se encuentra grave y los otros dos mandos policiacos fueron trasladados a hospitales para suturar lesiones profundas en la espalda. Al menos dos uniformados más, dijo, presentaban lesiones parecidas a latigazos, y que uno de los mandos policiacos tenía entre 14 y 16 de estas heridas en la espalda. El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, también se pronunció sobre los hechos registrados ayer en Chilpancingo y dijo que a nadie conviene la violencia ni la confrontación, “pues sólo dañan y tensan más el ambiente social y, en consecuencia, enturbian el ánimo para la búsqueda de soluciones y de la conciliación”. Ortega solicitó a las autoridades federales una “ágil y clara investigación” para deslindar responsabilidades, y exhortó a los ciudadanos que participan en las movilizaciones “a evitar la beligerancia y la violencia que han marcado diversos acontecimientos en los que descargan su ira contra personas e instituciones”. Además, advirtió a los líderes del movimiento que su gobierno será respetuoso de la libertad de manifestación, sin ánimo de recurrir a la fuerza para disuadir y contener las expresiones de descontento. En un desplegado difundido en diarios nacionales, el gobernador de Guerrero reiteró la invitación a familiares de las víctimas de la Normal de Ayotzinapa “para el diálogo y el acuerdo con el gobierno del estado a fin de buscar soluciones”. Remató: “La tolerancia, el diálogo, la concordia y la búsqueda de reconciliación son las líneas del gobierno del estado, y en éstas mantendrá todos sus esfuerzos y capacidades”.

Comentarios