Suspenden clases en el Valle de Juárez por narcoviolencia

martes, 16 de diciembre de 2014
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La Mesa de Seguridad de Juárez solicitó a la Policía Federal (PF) que intervenga y se coordine con sus similares estatal y municipales para abatir la violencia en el Valle de Juárez, luego de que hoy se suspendieron las clases por el terror al que están sometidas las comunidades de la región. Gustavo de la Rosa Hickerson, integrante de la Mesa de Seguridad, dijo que la ciudadanía en el Valle de Juárez tiene miedo a la “creciente inseguridad”. Aunque ha habido operativos militares y de la Policía Estatal, señaló, éstos se han limitado a recorridos sobre la carretera sin ningún impacto. “No ha habido ni hay operativos de investigación que verdaderamente impacten a las bandas delictivas que están matándose entre ellas”, deploró. De la Rosa explicó que las policías de Praxedis, con 10 agentes, y Guadalupe Distrito Bravos, con 20, son muy vulnerables y débiles frente a la capacidad de fuego que han exhibido los criminales, como se evidenció en la balacera del domingo pasado, donde incluso se aseguró un arma calibre 50. Es por ello que en la Mesa de Seguridad “consideramos que debe facilitarse un proceso o un mecanismo de coordinación entre la policía municipal de Juárez, las policías municipales de Praxedis y Guadalupe, la estatal de investigación y prevención y la federal, incluso el Ejército, bajo un mando único a cargo de todos”, planteó. Desde hace un año, resaltó, comenzó a escalar la inseguridad en esa región, que fue identificada como la más violenta del país. Desde entonces se han registrado masacres, como la de adolescentes y jóvenes de un equipo de futbol americano; asimismo, la mayoría de los pobladores se ha ido del lugar y, aunque comenzó a regresar en 2011, nuevo opta por huir. “Hace una semana mataron a tres jóvenes, eso significa que no es un hecho asilado; de hecho, son casos sistemáticos que apuntan a que las autoridades del Valle de Juárez están muy débiles frente al poder de los grupos delictivos”, asentó De la Rosa. El control de la zona la tomó el Cártel de Sinaloa y el jefe era Santos Valenciano, El Ingeniero, pero lo asesinaron en junio de 2012 y, desde esa fecha, se desató una guerra por la plaza entre el mismo grupo criminal. “Toda la gente sabe quiénes son, están identificados”, acotó. “El problema es muy grave, son grupos identificados con la delincuencia organizada, por eso consideramos que la Policía Municipal de Praxedis G. Guerrero y Guadalupe Distrito Bravos no tiene la posibilidad de controlarlos”, advirtió.

Comentarios