En invierno, más de 4 millones de mexicanos sufren crisis depresivas

miércoles, 17 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En la temporada invernal, alrededor de 4 millones 480 mil mexicanos suelen sufrir crisis depresivas de tipo emocional, física y ambiental, según Gabriela Cámara Cáceres, presidenta de la asociación civil Voz Pro Salud Mental. En esta época, dice, la serotonina, sustancia química con la que se comunican las neuronas, altera su funcionamiento. Además, “como en estos meses las noches son más largas, el color verde en el entorno disminuye, bajan las temperaturas y las enfermedades respiratorias son más recurrentes, provoca que se alteren los neurotransmisores en el cerebro, lo que provoca cuadros de depresión”, señala la especialista en salud mental. Otro factor que también influye es el aspecto emocional pues es una época que trae recuerdos de aquellos que ya se fueron, frustración por metas no alcanzadas, añoranza de viejas amistades, o encuentros inevitables con personas que traen malos recuerdos. Según estudios realizados en el 2010 por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, (INPRF) se calcula que en México el 10% de la población que había en ese momento, (unas 11.2 millones de personas) padecía depresión, y que de estos al menos un 40% (4 millones 480 mil mexicanos) sufren depresión estacional, que inicia en otoño y se pronuncia en invierno. Cámara Cáceres afirma que ese panorama se complica porque México tiene el segundo lugar en estigma en salud mental, es decir que la gente no acude a tratarse y se tarda hasta 14 años en recibir un diagnóstico correcto de depresión o de ansiedad que es un padecimiento todavía más común entre los mexicanos. Se calcula que al menos un 14% de la población la ha presentado alguna vez en su vida. La especialista enumera ocho indicadores para detectar un posible cuadro de depresión: Alteración al dormir, baja autoestima, sentimientos de tristeza o desesperanza, baja en la energía, cambios en los hábitos alimenticios, exceso en uso de sustancias legales o ilegales, disminución en las relaciones sociales o asilamiento y síntomas de enojo en el caso de los hombres y tristeza en el de las mujeres. Para contrarrestar los cuadros depresivos de invierno, recomienda: Hacer ejercicio por lo menos media hora al día, propiciar a la hora de dormir un ambiente de tranquilidad, tomar el sol 10 minutos al día, antes de las 10:30 o después de las 15:00 horas; no cenar en exceso, evitar tomar alcohol, tomar mucha agua, bajar ingesta de carbohidratos durante el día y aumentar las porciones de proteínas y vegetales. Comer un cuadrito de chocolate amargo, aprende a decir que no a lo que no se quiere hacer, y tomar vitamina C, A y D así como aumentar la ingesta de frutas cítricas. Sin embargo, dice, lo más importante es “acudir al especialista tal como harías si te doliera el estómago”, es decir, dejar atrás el estigma y buscar la ayuda con un psicólogo, un psiquiatra o institución de salud mental. “Nuestro cerebro es un órgano más que puede enfermar y que necesita de tratamiento”, subraya la especialista.

Comentarios