Obispos michoacanos piden a Peña cambiar estrategia de seguridad

viernes, 19 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego del resurgimiento de la violencia en Michoacán, la Iglesia católica pidió la reconciliación en la entidad y demandó al presidente Enrique Peña Nieto cambiar la estrategia de seguridad. "No queremos más sangre, no queremos más muertes, no queremos más desaparecidos, no queremos más dolor ni más vergüenzas", externaron obispos del estado en un comunicado conjunto, y rogaron “insistentemente al Señor por la conversión de los que se han olvidado que somos hermanos y siguen el camino de la violencia”. En un mensaje leído ante los medios de comunicación, el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, apuntó: "No acabamos de comprender que las armas, las balaceras, alimentan el odio en las familias". En La Ruana, agregó, 11 familias están de luto “sufriendo en silencio la ausencia de los suyos a causa del orgullo, la codicia y la prepotencia por el control de un territorio. Gran pobreza tiene el hombre cuando quiere someter a los demás por la fuerza. Debemos convencernos de que la fuerza de la razón convence más que la fuerza de las armas”, subrayó. “Las venganzas –dijo-- hacen mal a la sociedad, ofuscan la mente y corazón de los hombres”. Minutos después Suárez Inda pidió al gobierno de Enrique Peña Nieto revisar la estrategia de seguridad instrumentada en Michoacán, y también se refirió a la labor del comisionado para la seguridad y el desarrollo integral del estado, Alfredo Castillo, quien –sostuvo– hace su mejor esfuerzo, pero ha sido insuficiente, y “sin duda esperamos mejores resultados". En enero pasado, en el marco de la intervención federal para combatir al crimen organizado y desactivar a las autodefensas, el obispo de Apatzingán, Michoacán, Miguel Patiño, pidió frenar la "máquina que asesina" en Michoacán. A través de una carta pastoral, el líder católico lamentó que los políticos no tengan la intención de solucionar los problemas en la región de Tierra Caliente, y criticó que las fuerzas federales se concentren en desmantelar a los policías comunitarios en lugar de atacar a la delincuencia que originó estos grupos de ciudadanos armados.

Comentarios