El "Padre Goyo" denunció a criminales por normalistas desaparecidos

viernes, 26 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- El sacerdote Gregorio López Jerónimo, vicario de Apatzingán, Michoacán, condenó el homicidio de su homónimo, el padre Gregorio López Gorostieta. “Mi tocayo acusó a estos criminales en su homilía el pasado domingo 21 sobre los 43 estudiantes de Ayotzinapa, no obstante ante este abominable caso la iglesia católica seguirá alzando la vos y denunciando toda arbitrariedad y atropello de los derechos fundamentales”, recordó López Jerónimo en un carta enviada a la agencia Quadratín. Ayer fue hallado el cadáver del sacerdote católico Gregorio López Gorostieta sobre la carretera federal Arcelia-Altamirano, en el municipio de Tlapehuala, en la región de Tierra Caliente, Guerrero. La madrugada del lunes 22 un comando irrumpió en el seminario católico de Ciudad Altamirano y se llevó al López Gorostieta. En consecuencia, el vicario de Apatzingán urgió al gobierno federal a castigar a los responsables del homicidio.