Reitera ONU-DH su "condena enérgica" por la tragedia de Iguala

miércoles, 3 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Representantes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Humanos para los Derechos Humanos en México (ONU-DH) visitaron la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa y manifestaron su “respaldo inequívoco” a las víctimas y a las familias de las seis personas asesinadas y los 43 estudiantes desaparecidos los días 26 y 27 de septiembre. En una reunión con familiares y compañeros de los normalistas –como parte del seguimiento del caso que ha dado la institución–, reiteraron su solidaridad a la “plena legitimidad de sus demandas de justicia” y “la condena enérgica frente a los trágicos hechos de Iguala”. De acuerdo con un comunicado del organismo, Javier Hernández Valencia, representante de la ONU-DH en México, aseguró: “Hay en nosotros una honda admiración por los familiares y estudiantes por cómo se han sobrepuesto a la adversidad, expuesto su dolor con dignidad y exigido a las autoridades el cumplimiento de sus obligaciones”. Tras 68 días de los hechos que le han dado la vuelta al mundo, agregó que “la indignación que se ha despertado en México y a nivel internacional por los hechos de Iguala tiene un anclaje directo en la fortaleza de las familias y estudiantes que con plena conciencia cívica han exigido de manera enfática el respeto a sus derechos humanos”. A nombre de la ONU-DH, Hernández Valencia alentó a padres de familia y compañeros de los normalistas a continuar la reivindicación de sus derechos “de manera pacífica y por los cauces democráticos hasta esclarecer el paradero de sus seres queridos y obtener justicia por los trágicos hechos perpetrados”. También reconoció el trabajo de las organizaciones de derechos humanos que han acompañado a familiares y estudiantes de los afectados y a las que se siguen sumando a esta labor. La ONU-DH alentó al Estado mexicano “a apoyar a las escuelas normales rurales, reconociendo su loable misión educativa en las comunidades”. Y ante los recientes casos de detenciones arbitrarias de las policías federales y del DF durante los hechos violentos al final de las manifestaciones, la ONU-DH recordó que: “El derecho de reunión pacífica es esencial en toda sociedad democrática y que el ejercicio, defensa y reivindicación pública de los derechos humanos es crucial para alcanzar su realización efectiva. La detención arbitraria y el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes que protestan de manera pacífica vulneran los derechos humanos y socavan el ejercicio de las libertades públicas que debe ser incentivado y protegido por las autoridades”. El organismo destacó que continuará subrayando “al Estado mexicano el marco de sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, la necesidad de su cumplimiento y su indelegable rol en la materialización del derecho a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas que le corresponde frente a toda violación a los derechos humanos”.

Comentarios