Grupo armado retiene a líder de autodefensas en Guerrero

sábado, 1 de febrero de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Un grupo armado interceptó y retuvo durante una hora al dirigente de la autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, en el municipio de Quechultenango. La acción fue realizada por la banda criminal Los Ardillos que opera impunemente en este municipio de la región centro de la entidad y que lidera el hermano del presidente del Congreso estatal y diputado local perredista, Bernardo Ortega Jiménez, según reportes oficiales. Esto ocurrió ayer cerca del mediodía en las inmediaciones del poblado de Colotlipa, cuando el activista indígena y cinco promotores de la UPOEG se dirigían a El Amate, donde habitantes realizaron una asamblea para analizar temas relacionados con el desarrollo social de la zona. En el lugar fueron interceptados por al menos 14 sujetos armados de Los Ardillos, quienes venían siguiendo a los activistas desde el municipio de Mochitlán, zona controlada por este grupo que opera bajo la protección de las autoridades de los tres niveles y tiene su bastión en el poblado de Tlanicuilulco, municipio de Quechultenango. Plácido Valerio informó anoche que dialogó con el jefe de los delincuentes al que describió como “un hombre bajito y gordo”, para explicarles el motivo de su visita a la zona y después de una hora los expulsaron del municipio. Al respecto, el dirigente de la UPOEG señaló que llevan un registro de los grupos criminales que operan en diversas regiones de la entidad para que los miembros de la autodefensa tengan conocimiento del adversario que atacarán en caso de que le suceda algo a los promotores del sistema de justicia y seguridad impulsado por esta organización social. También reprochó el hecho de que la caravana de delincuentes haya pasado los retenes que tiene la policía municipal sobre la carretera del circuito turístico Río Azul, que conecta a la capital del estado con el municipio de Quechultenango. Reportes oficiales indican que en esta zona opera impunemente la banda de Los Ardillos, que dirige la familia del diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez. Incluso, ayer por la tarde, desde el área de prensa del Congreso estatal se ordenó a los medios locales que ocultaran el hecho que exhibe los nexos de la familia del presidente del Congreso estatal con la delincuencia. No obstante, el dirigente de la UPOEG dio una conferencia de prensa por la noche en la cual informó sobre su retención y dijo que decidió trasladarse a Quechultenango sin la escolta oficial que le proporcionó el gobierno estatal, para evitar una confrontación directa con el grupo criminal que tiene el control de la zona.

Comentarios