Magnicidios, EZLN y crisis, un intento de descarrilar mi gobierno: Salinas

lunes, 10 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- A casi 20 años de haber concluido su sexenio, el expresidente Carlos Salinas de Gortari argumentó que los homicidios de Luis Donaldo Colosio y José Francisco Ruiz Massieu, la crisis económica y el surgimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) fueron consecuencia de un intento “de descarrilamiento” a su gobierno. Salinas de Gortari concedió una entrevista al periódico El Universal en la que minimiza el poder militar del EZLN y la intervención de Manuel Camacho Solís como Coordinador para el Diálogo y la Reconciliación en Chiapas. - Durante los últimos meses de su sexenio hubo dos magnicidios, un movimiento armado, na precrisis. ¿Qué fue lo que pasó? - Lo que vivimos en ese inicio de 94 fue un intento de descarrilamiento del gobierno como respuesta al proceso reformador tan intenso que habíamos llevado a cabo: en la parte económica, pero también en la social con la transformación del artículo 27, la reforma educativa, la reforma de relaciones con las iglesias que rompía un tabú, pues el artículo 130 era el único no tocado de la Constitución en 70 años. Sobre Camacho Solís, quien hace unos días aseguró que gracias a él se logró la paz en Chiapas, refirió: “Mire, cuando las gentes se vuelven irrelevantes buscan cómo recuperar cierta relevancia, y entonces generan una cierta idea y se ubican como los únicos posibles, pero eso es una condición humana comprensible. Yo lo definiría, con las palabras de Luis Donaldo Colosio, candidato, a propósito de Manuel Camacho: ‘Este Manuel no cambia porque no aprende”. Salinas también habló de Luis Donaldo Colosio, asesinado el 23 de marzo de 1994: “Era la esperanza del PRI de tener por fin un expresidente del partido que era candidato a la presidencia de la República (…) México perdió a la mejor opción que tenía para la presidencia, y yo al mejor de mis amigos… Fue un momento, yo diría que de los momentos más difíciles de mi gobierno”. También se refirió a su cuñado, José Francisco Ruiz Massieu, asesinado el 28 de septiembre de 1994: “(…) Uno de los políticos más brillantes de su generación, pero luego vino la entrega institucional, pacífica y constitucional de la responsabilidad presidencial”.

Comentarios