Burlan a fuerzas federales en Michoacán: siguen tiroteos, ejecuciones y decapitaciones

martes, 11 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Los enfrentamientos, ejecuciones y decapitaciones no ceden en el estado de Michoacán, pese a ser la entidad más vigilada del país en estos momentos. Un enfrentamiento entre fuerzas federales y presuntos Templarios en la colonia Prados Verdes, municipio de Sahuayo, la madrugada de este martes, dejó un saldo de dos muertos, uno de ellos identificado como Pepe Madrigal, presunto jefe de sicarios del grupo criminal comandado por Servando Gómez, La Tuta. De acuerdo con reportes de Valor por Michoacán, que no han sido confirmados de manera oficial, alrededor de las 05:00 horas se suscitó el enfrentamiento en un fraccionamiento de Prados Verdes, cerca de la casa de Pepe Madrigal. Desde la puesta en marcha de la estrategia del gobierno federal para recuperar la seguridad en la entidad, sería el segundo golpe más importante contra los Templarios después de la detención de Dionisio Loya Plancarte, El Tío, según la página. El tiroteo en el que participaron elementos de la Policía Federal, la Marina y el Ejército duró aproximadamente una hora, e incluso vecinos de la zona dijeron haber escuchado estruendos de granadas de fragmentación. Tras el tiroteo en el que las fuerzas federales habrían abatido al jefe de sicarios de los Templarios, también habrían sido detenidos 10 criminales “importantes” y tomadas cuatro casas de seguridad. Según Valor por Michoacán, Pepe Madrigal tenía “asolada” a la entidad. Se le atribuyen “muchos asesinados y levantones” en Azuayo, y esta madrugada “fue abatido mientras trataba de huir en ropa interior por el techo de su casa”. “Sin duda es el segundo gran resultado en lo que va del operativo Michoacán (el primero es la captura del ‘tío’)”, publicó el usuario tras felicitar a la Marina y el Ejército por el operativo. Por otra parte, el pasado lunes 10, ya entrada la noche, las autoridades policiacas fueron alertadas sobre dos cuerpos decapitados abandonados en una presa del municipio de Múgica, en la zona de Tierra Caliente, considerado el segundo bastión más importante de la organización delictiva Los Caballeros Templarios, después de Apatzingán. De acuerdo con las autoridades estatales, los cadáveres podrían corresponder a los hermanos José Orlando y Apolinar Farfán García, de 29 y 28 años, cuyas cabezas fueron arrojadas afuera de una sucursal de Banco Azteca, en la comunidad de Antúnez, el pasado lunes 3. Fuentes del gobierno federal informaron que las cabezas fueron dejadas durante la madrugada de ese día por sujetos desconocidos que llegaron sin que grupos de autodefensa y elementos del Ejército y fuerzas federales notaran su presencia. Junto a ellas las autoridades encontraron un narcomensaje en el que se leía: “Esto es para todos los que me traicionaron”. La Policía Ministerial del estado indicó que los cuerpos decapitados se encontraban flotando en aguas de una presa en Múgica, vecina a Parácuaro, y después de varias horas fueron recuperados con apoyo de equipo especializado y trasladados al Servicio Médico Forense para continuar la indagatoria. Ya en la mañana de este martes, la policía estatal hizo otro hallazgo, esta vez en la capital, Morelia: tres cadáveres de entre 20 y 25 años, con el tiro de gracia. Los cuerpos fueron abandonados cerca de la tienda Walmart del Estadio Morelos, sobre un camino de terracería. La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) tomó nota del hecho.  

Comentarios