Arrecia disputa entre Dish y Televisa

miércoles, 5 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En vísperas de que se conozca la ley secundaria en materia de telecomunicaciones y radiodifusión y en medio de las denuncias de presiones al gobierno federal y a los legisladores por parte de los intereses del sector, la disputa entre las principales empresas arreció de manera pública. Grupo Dish, propiedad de MVS y EchoStar, en sociedad de facturación con Telmex, envió un escrito al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) solicitando que declare “agente económico preponderante” a Grupo Televisa, ya que esta empresa concentra más de 50% de la audiencia en televisión abierta y más de 50% de los suscriptores en televisión restringida, a través de sus filiales. En un comunicado de prensa, Grupo Dish recordó que en su informe anual de 2012 ante el agente regulador bursátil de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés), Grupo Televisa afirmó que es la controladora de Cablemás, Televisión Independiente, Cablevisión e Innova, empresa que controla Sky, la empresa de televisión restringida vía satelital. Casi de manera simultánea a la solicitud de Grupo Dish, TV Azteca lanzó otro comunicado donde acusó a esta empresa y a MVS de mentir cuando dicen que los suscriptores cuentan con los canales de televisión abierta de “manera gratuita”, cuando en realidad éstos pagan por recibir las señales de canal 7 y 13. La demanda de TV Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, socio de Grupo Televisa en la empresa de telefonía Iusacell y propietario de la empresa Total Play, se inscribe en la larga disputa también por la regulación del must offer y must carry que también debe resolver el IFT. La empresa de Salinas Pliego consideró “imprescindible” que el IFT investigue, “antes de resolver el must offer y el must carry, la participación accionaria del agente económico preponderante Telmex en Grupo Dish. “Estamos seguros que el IFT pondrá fin a esta conducta que atenta contra el estado de derecho”, sentenció en su comunicado la empresa que en diciembre de 2002 tomó por asalto las instalaciones del Canal 40 en el cerro del Chiquihuite. Tanto las declaraciones de agentes económicos predominantes, como el asunto del must carry y must offer, entre otros temas, deben estar resueltos el 9 de marzo por el IFT, fecha límite que se aprobó en la reforma constitucional en la materia en abril de 2013. Dish recordó que “la determinación de agente económico predominante constituye un mandato de la Constitución y, sobre todo, una oportunidad única para lograr una regulación efectiva que disminuya los niveles de concentración” en la materia. Si Grupo Televisa o Grupo Telmex son declarados agentes económicos dominantes, el IFT debe imponer una “regulación asimétrica” que incluya, al menos en el tema de la televisión abierta y restringida, prohibiciones para desplazar a competidores, obligaciones específicas en materia de distribución de contenidos y fomento a la producción nacional independiente. Por su parte, TV Azteca argumentó que la retransmisión gratuita de señales de televisión abierta (must offer) constituye una violación “a los derechos autorales de quienes producen los contenidos y de los televidentes que no pueden tener acceso a la programación local”. Para la empresa de Salinas Pliego también se violan “los derechos de los anunciantes locales”, ya que se “impide que la publicidad de los bienes y servicios que promocionan lleguen a la población a la que está dirigida”.

Comentarios