Internan en penal federal a siete implicados en robo de Cobalto 60

viernes, 7 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La Procuraduría General de la República (PGR) recluyó en un penal federal a los siete presuntos implicados en el robo, el pasado 3 de diciembre, de un vehículo que transportaba equipo médico de radioterapia que contenía material radioactivo conocido como Cobalto 60. Autoridades de la dependencia indicaron que al cumplirse el plazo de la medida cautelar de arraigo, los presuntos responsables fueron consignados al Centro Federal de Readaptación Social Noreste número 3 en Matamoros, Tamaulipas, acusados de los delitos de robo y delincuencia organizada. De acuerdo con la principal línea de investigación que sigue la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO), a cargo del caso, los sospechosos forman parte de una red dedicada al robo de transportistas principalmente en el estado de Hidalgo. Algunos de ellos tuvieron que ser hospitalizados debido a la exposición al material radioactivo pero fueron dados de alta un par de días después tras verificar que no corrían peligro. El vehículo con el equipo de radioterapia que ya estaba en desuso fue robado la madrugada del martes 3 en la comunidad de Tepojaco, Hidalgo, y hallado al otro día. Partió de la Clínica 20 del IMSS de la ciudad de Tijuana, Baja California, hacia un centro de desechos radiactivos en el Estado de México, donde está ubicado el Instituto Nacional de Investigación Nuclear (ININ). El recipiente del material radiactivo, de tamaño similar a una caja de zapatos, contenía 2 kilos 300 gramos de cobalto 60 y fue hallado en el municipio de Hueypoxtla, municipio de Zumpango, a un kilómetro de distancia de donde fue abandonado el camión que la transportaba, un Volkswagen blanco, modelo 2007, placas 726-DT8. Una llamada del C-4 del municipio de Ecatepec, Estado de México, alertó a la capital hidalguense de la localización de una caja de transporte, en la localidad de Hueypoxtla. La movilización de las más altas autoridades nacionales y estadunidenses, así como de expertos de organismos internacionales en materia de energía nuclear dio como resultado la rápida recuperación del vehículo que transportaba la fuente de cobalto 60. Antes del hallazgo de la fuente de cobalto 60, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se habían sumado a la búsqueda del material radiactivo altamente peligroso. Incluso, la AIEA emitió una alerta internacional ante el potencial daño que se corría en caso de un eventual mal manejo de la fuente de cobalto 60.

Comentarios