Liberan en Quintana Roo a capo del Cártel del Golfo pero lo recapturan

lunes, 10 de marzo de 2014
CANCÚN, Q. Roo (apro).- Héctor Cacique Fernández, El Diablo, capo del Cártel del Golfo (CDG), obtuvo su libertad de los cargos de homicidio calificado luego de permanecer un año en la cárcel, acusado de ser uno de los autores intelectuales del homicidio del subsecretario de Conflictos de Taxistas “Andrés Quintana Roo”, Francisco Achach Castro, sobrino de la exalcaldesa de esta ciudad Magali Achach, así como de otras seis personas en el bar La Sirenita, en una colonia popular de este destino vacacional. Sin embargo, El Diablo fue recapturado cuando salía del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chetumal, y traslado a Cancún. Familiares de Cacique Fernández denunciaron que la Policía Judicial (PJ) del estado no respetó un amparo que habían obtenido contra su eventual reaprehensión ni mostraron la nueva orden de captura. De acuerdo con Zafiro Cacique, hija de Héctor Cacique, su padre salió libre alrededor de las 16:00 horas al ser exonerado del delito de homicidio calificado. Sin embargo, afuera del penal de Chetumal había unos 12 elementos de la PGJ, quienes aguardaron la salida de El Diablo. El abogado de Cacique solicitó a los judiciales exhibieran la nueva orden de aprehensión y también les manifestó que tenía una amparo. Sin embargo, al salir de la cárcel, uno de los policías interceptó al capo del CDG y le apuntó en el abdomen con una pistola para obligarlo a ingresar a un automóvil. Los agentes se llevaron a Héctor Cacique a las instalaciones de la PGJ en Chetumal, en donde no permitían que su familia pudiera entrevistarse con él. Sin embargo, los familiares acudieron a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), que se ubica frente a la sede de la PGJ, y lograron que un visitador acudiera a la Procuraduría. Ante la intervención del visitador, la PGJ permitió que su esposa se reuniera con Cacique Fernández, pero sólo le dieron un minuto y no pudo conocer sobre las nuevas acusaciones. Tras permanecer tres horas en la sede la PGJ, Héctor Cacique fue trasladado a Cancún. La madrugada del 17 de marzo de 2013, elementos de la Policía Preventiva Municipal (PPM) detuvieron a Cacique Fernández y a su chofer, Maximiliano Ezequiel Millán González, de 20 años, a las afueras de un bar de la zona hotelera por ultrajes a la autoridad. En su oportunidad, el procurador Gaspar Armando García Torres dijo que El Diablo confesó su participación para “darle piso” a Achach Castro, quien fue ejecutado por órdenes de El Apá, jefe de la plaza del CDG. Según el funcionario, El Diablo fue policía municipal y luego fue reclutado por Los Zetas para ser instructor de sicarios, y esta tarea la realizaba en la comunidad de Francisco May, en la zona continental del municipio de Isla Mujeres. Pero además tenía la función de cobrar cuotas de las extorsiones a dueños de bares y discotecas, así como derecho de piso en la ciudad y zona hotelera, con cobros de entre 15 mil y 20 mil pesos mensuales. Inicialmente, uno de los lugartenientes de El Apá, El Caballo, dio instrucciones a El Diablo de ejecutar a La Barbie. Sin embargo, la orden cambió y la instrucción fue que la ejecución la llevara a cabo Roger Gabriel Alfaro Pacheco, El Humo, jefe de sicarios de El Apá. En las fotografías proporcionadas por la PGJ los detenidos aparecieron con huellas de haber sido golpeados.  

Comentarios