Suspenden 143 establecimientos por especular con el precio del limón

jueves, 13 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F.  (apro).-- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que, a la fecha, suspendió las actividades de 143 establecimientos por violar diferentes disposiciones en la venta del limón. En entrevista con Notimex, la titular de la Profeco, Lorena Martínez Rodríguez, explicó que las sanciones fueron principalmente por no exhibir precios al público y no acreditar, de manera documentada, el origen o motivo de la variación en el precio del cítrico. La funcionaria precisó que se realizaron 639 verificaciones y se revisaron 512 básculas, de las cuales cinco fueron inmovilizadas por alterar el pesaje. El alza del precio del cítrico provocó la inspección de la Profeco en distintos establecimientos que van desde las misceláneas, hasta las centrales de abasto, donde se encontraron anomalías y alteraciones de precios. No sólo eso, el incremento del costo de este alimento repercutió en la inflación, la cual fue de 4.23% en febrero pasado, tasa fuera del rango propuesto por el Banco de México (Banxico) equivalente a 3% (+/- un punto porcentual). De acuerdo con la procuradora, “hay algunos puntos y muy focalizados, en donde tenemos precio de alrededor 57 pesos. Es el precio más alto que hemos identificado en el mercado mayoritario, pero recordemos que hemos insistido en que en la tienda de la esquina o en la colonia de tal estado lo venden más caro”. En la capital del país y en la frontera norte, agregó, el precio del kilogramo del limón oscila en los 57 pesos al mayoreo; mientras en los pequeños establecimientos, el costo se eleva. Lorena Martínez adelantó que las labores de verificación de la Profeco continuarán permanentemente en los centros de alta venta y consumo de limón, como centrales de abasto y tiendas de autoservicio, aunque aclaró que el problema en el alto precio obedece a la oferta insuficiente en el mercado. Por lo pronto, el precio del limón se mantiene en las nubes ante la escasez en el mercado nacional provocada por el control de la producción y comercio por parte del crimen organizado, así como por la plaga conocida como “dragón amarillo” que afectó la cosecha en Colima, Jalisco y Michoacán, principalmente.

Comentarios