Exhiben en videos vejaciones y torturas de sicarios de La Familia

lunes, 17 de marzo de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Una serie de videos difundidos ayer a través de YouTube, muestran la brutalidad de los sicarios al servicio del grupo delictivo La Familia que opera impunemente en la Zona Norte y la región de Tierra Caliente de la entidad, donde la disputa de este importante corredor de drogas con la banda antagónica de Los Guerreros Unidos ha dejado una estela de asesinatos, desaparecidos, extorsiones y más de 2 mil desplazados. Las imágenes difundidas en siete videos bajo el título “Hecho en Tlalchapa”, muestra a los integrantes de una célula de La Familia que opera en los municipios de Teloloapan, Arcelia, San Miguel Totolapan y Tlachapa, torturando y vejando a personas; incursionando a poblados dedicados a la siembra de mariguana y amapola en la Sierra, posando con armas bañadas en oro y aleccionando a menores. La gavilla, que se caracteriza por usar uniformes camuflajeados y cascos militares, es encabezada por un sujeto identificado como Jaime López Martínez El Pizarrón, originario del municipio de Tlalchapa, ubicado en la región de Tierra Caliente y administrado por la alcaldesa perredista Guadalupe Eguiluz Bautista, indica uno de los videos. El testimonio gráfico confirma la versión de miles de desplazados de la parte serrana de los municipios de San Miguel Totolapan, Arcelia, Apaxtla y Teloloapan, quienes han denunciado públicamente la existencia de grupos armados que irrumpen en los poblados vestidos de militares. Las hordas criminales han sembrado el terror y desgarrado la vida de los campesinos sin importar si se dedican o no a actividades relacionadas con la siembra y trasiego de drogas. La causa está relacionada a la brutal disputa por el control de la Sierra, la Zona Norte y la región de Tierra Caliente entre criminales al servicio de La Familia y el grupo antagónico de Los Guerreros Unidos, han reconocido alcaldes de esta región que están sometidos o presuntamente coludidos por la delincuencia. Esta situación ha desatado una ola de desplazados tolerada por las autoridades de los tres niveles que han sido omisas para revertir las acciones de los delincuentes. Incluso el gobierno de Ángel Aguirre ha intentado minimizar el interminable éxodo de familias por la narcoviolencia. En uno de los siete videos difundidos desde este domingo 16 en la red social de YouTube, se muestran fotos de Jaime López El Pizarrón, que se exhibe posando con armas y acompañado de niños que portan el uniforme de la escuela primaria Vicente Guerrero de la comunidad de Alahuixtlán, municipio de Teloloapan. En otra de las imágenes, El Pizarrón presume un rifle AK-47 al parecer bañado en oro. También aparece en un lugar de la sierra de la entidad vestido como militar, incluso portando un casco similar al que utiliza el Ejercito. También, se hace referencia a los nombres de los mandos principales de La Familia como Johnny Hurtado Olascoaga El Pez, señalado como el jefe de este grupo que opera en Guerrero y el sur del Estado de México; así como Lucrecio Ochoa Lagunes El Borrego, identificado como jefe de plaza y El Colima, quien presuntamente opera en la sierra del municipio de San Miguel Totolapan. El resto de los videos muestra la brutalidad de esta célula delincuencial al servicio de La Familia, quienes torturan y realizan todo tipo de vejaciones en contra de tres hombres. Las víctimas, que están cubiertas del rostro implorando piedad a sus verdugos, aparecen amarrados de las manos y sujetados a la rama de un árbol, donde son golpeados salvajemente y en un momento la jauría enardecida acciona sus pistolas cerca de la cabeza de los sometidos. El terror de los sometidos provoca que la jauría estalle en carcajadas que reflejan la enferma adicción de los delincuentes al dolor infringido a personas que no pueden defenderse. De acuerdo con fuentes oficiales, los videos fueron extraídos de un teléfono móvil que estaba al interior de una camioneta decomisada en días pasados por el Ejército en la cabecera municipal de Tlalchapa, la guarida de El Pizarrón.

Comentarios